Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Pasión por las letras

 

«Pasión por las letras» es la película de Netflix que cuenta la vida del escritor Thomas Wolfe pero con un agregado fundamental, su editor Max Perkins. Porque lo mejor que le puede pasar a un escritor es tener un buen editor. Un autor sin descanso y un editor que perderá el sueño.

 

 

POR LALA TOUTONIAN

 

 

«Pasión por las letras» (Genius en su original, El editor de libros en España, 2016)

Dirección: Michael Grandage

Netflix

 

 

Se puede ver por estos días en Netflix «Pasión por las letras», una biopic sobre el escritor Thomas Wolfe. En realidad no, lo que mejor retrata la película es la vida de Max Perkins, su editor. También Perkins editor de Hemingway y Fitzgerald, por ejemplo. Un atormentado y frustrado Thomas Wolfe (Jude Law) acude a Max Perkins (Colin Firth) tras incontables rechazos editoriales. Y como todo ojo de gran editor, Perkins lee el ángel ¡único! de Wolfe. 

Desarrolla el film la enfrenta entre un autor capaz de escribir una novela de 5000 páginas como era el prolífico de Wolfe y su editor que filtrará cada una de las palabras y el sentido de cada oración narrada hasta enfrentarse a sí mismo -además del escritor- y repensar la edición. “¿Enriquecerá el texto o lo cambiará?” se cuestiona retóricamente y con angustia. En colores casi sepia, la película recrea de modo casi teatral -sobre todo a partir de las actuaciones. Nicole Kidman es la señora Bernstein, quien mantiene una tórrida relación con nuestro protagonista y al mejor estilo Ana Karenina ha abandonado esposo e hijos para vivir su pasión con el hombre amado, melodramática ella logra destacarse en su belleza y con los -justificados- celos hacia el editor que le quitará tiempo de Wolfe. Law hace de Wolfe un personaje histriónico, ansioso, inseguro, tan repleto de palabras que desborda en cada sentencia, mientras que Firth, siempre exquisito, pareciera deslizar su propia flema en la piel del editor.  

La obra de Thomas Wolfe es de las más destacadas en la literatura norteamericana de principios de siglo pasado, resume (y acá sabemos que no lo logra solo él) la grandeza de la experiencia humana en narrativa. Su particular lirismo, la música de su prosa y esa construcción de cada palabra, cada oración, cada fragmento de su obra, hacen de Wolfe un autor indiscutible a la hora de contemplar la literatura moderna. Thomas Clayton Wolfe vivió entre 1900 y 1938 -sus últimas palabras fueron escritas a su editor en agradecimiento a su constante ayuda- y dejó en su corto período de vida, grandes y extensas novelas: Del tiempo y el río (Editorial Literatura y Ciencia, 1996), El niño perdido (Periférica, 2011) -también incluido en el libro de relatos de Tajamar, 2012, junto a otros cuentos-, El ángel que nos mira (Valdemar, 2009) y La orgullosa hermana muerte y otros relatos (Buenos Aires, Librerías Fausto, 1977), entra tantísimas obras de prosa y poesía además de su trabajo periodístico.

 

Thomas Wolfe

 

La línea argumental se apoya en la labor de la edición gráfica; los conflictos familiares de ambos son ingredientes que suman a la exuberancia y magnifica esa verdadera pasión por las letras de Perkins con la cara de Colin Firth y Wolfe con la de Jude Law. Una relación lacaniana considerando lo que desmenuza el peso de cada palabra y el valor de cada una de estas voces, verdaderos pactos entre un psicoanalista (Firth) y paciente (Law). La grandilocuencia de actuación de Law y Kidman apenas pueden contener a la película, mientras la imperturbabilidad de Firth y Laura Linney, quien interpreta a Louise Perkins, la esposa del editor, logran un equilibrio entre las partes. Exquisito Guy Pearce como F. Scott Fitzgerald y un celoso Dominic West como Hemingway hacen de Pasión por las letras un film con un gran tema desarrollado -la vida de Wolfe, la valiosa labor del editor, los conflictos amorosos y sociales-, eximios actores y a pesar de esto, no deja de caer en clichés fácilmente salvables. 

De todos modos, traza un digno recorrido por las vidas de quienes han hecho de sus vidas, grandes libros.

 

Max Perkins

*Pueden comprar los libros de Thomas Wolfe haciendo click aquí.

 

 

Posteos Relacionados