Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Por, de Eduardo Berti

 

Con Por – Lecturas y reescrituras de una canción de Luis Alberto Spinetta de Eduardo Berti (Gourmet Musical) vemos la apuesta editorial por este, diremos, nuevo subgénero literario que trata un tema puntual, algo muy preciso, como en este caso, una canción. Nuestro autor lo analiza y comparte aquí su lectura. Un libro boutique.  

 

 

POR MARTÍN SANZANO

Mucho antes que un libro, Por es la invitación a un juego. O a varios. En definitiva, a todos los juegos que se le puedan ocurrir al lector después de abordar estas páginas. Eduardo Berti, autor de Spinetta, crónica e iluminaciones (editado originalmente en 1988, reeditado por Planeta en 2014), entre otros libros, eligió la canción “Por”, del legendario disco Artaud (1973), de Pescado Rabioso (en rigor, de Luis Alberto Spinetta), se puso los guantes de látex, se armó con las herramientas más finas de su laboratorio y diseccionó pieza por pieza esta obra única e irrepetible. Incluso hasta para el propio Spinetta. 

Cuarenta y siete. Cuarenta y siete son las palabras que canta Spinetta en “Por”. Cuarenta y seis sustantivos y una proposición: por. También son cuarenta y siete los ítems en los que el autor enumera, en clave de ensayo libre o escritura creativa, todo lo que hay que saber sobre la canción y sobre la excusa fundamental del libro: leer, releer y reescribir de todas las formas posibles esta canción que en tan solo 1 minuto y 40 segundos, y con apenas cuarenta y siete palabras, esconde varios laberintos. 

El análisis de Berti va de lo general a lo particular, sin dejar ningún detalle en el camino. Desde el lanzamiento del disco Artaud y la “transformación” (en términos del autor) que significó para Spinetta, hasta el examen detallado de cada una de las palabras, sílabas y recursos poéticos utilizados en “Por”. También se encarga de narrar aquella tarde en la habitación de la vieja casa de calle Arribeños, en el Bajo Belgrano porteño, donde el “Flaco” y su novia Patricia Zalazar escribieron juntos la letra. En aquel momento también fue una especie de juego. “Como la música ya estaba compuesta, todo fue cuestión de que las palabras entraran justo en la métrica”, le dijo Zalazar al autor en una entrevista realizada especialmente para el libro. 

Hay argumentos teóricos que sostienen la idea del autor. Cita por ejemplo a la Retórica de Aristóteles para hablar de la eliminación de los elementos de enlace entre las cuarenta y siete palabras de “Por” (asíndeton); y transcribe una definición muy precisa de Jorge Luis Borges sobre el uso del sustantivo para justificar la elección de los cuarenta y seis sustantivos que componen el tema. Además explica el background ideológico de la época y habla de cómo el “Manifiesto del surrealismo” de André Breton, el “Manifiesto Dada” de Tristan Tzara y por supuesto, la obra de Antonin Artaud, sientan las bases de la mencionada “transformación” de Spinetta. Lo que conforma el contexto propicio para un disco como Artaud y una canción como “Por”.  

Además, el autor aporta una serie de datos estadísticos como que quince de las cuarenta y siete palabras que aparecen en «Por» no figuran «en ninguna otra canción que haya escrito y grabado Spinetta en alguno de sus discos (simples o larga duración)». Su abordaje de la obra de una manera tan vasta y minuciosa termina siendo apasionante. El libro está pensado para músicos, poetas, spinettólogos, curiosos pero también para los amantes de la matemática del lenguaje. 

“Por” es también el signo de multiplicación. Es por eso que para el autor del libro, Spinetta quiso dejar algo más que una canción como legado. ¿Se puede jugar con una obra? ¿Se la puede destruir para volver a armar y así crear una nueva? Berti demuestra que sí se puede con cuarenta y siete ejemplos (otra vez cuarenta y siete): la combina con el Martín Fierro, la desarma y reordena en forma de espiral, la transforma en haiku, la filtra por su conexión con las otras canciones del disco, la reescribe con búsquedas de Google. También hay convite y se suman al juego Patricia Zalazar, y los colegas y amigos de Spinetta Emilio Del Guercio y Edelmiro Molinari. Cada uno aporta su respectiva reversión del tema.

«’Por’ es un pretexto (y un pre-texto) que invita a la reescritura. A la proliferación», escribe Berti, convencido de que el “Flaco” quiso que “Por” se siga multiplicando. Jugar con sus palabras y animarse a darles otra vuelta de tuerca en el fondo es contar con la posibilidad de sentirse uno mismo en la intimidad de esa habitación llena de graffitis en la que dos jóvenes enamorados le dieron su propia forma y sentido a una obra tan particular. 

El libro incluye un juego de cuarenta y siete cartas troqueladas fabricadas especialmente para la ocasión, inspiradas en los “bristols” del escritor francés Frédéric Forte. Cada una de las cartas tiene un verso o un extracto de la letra de alguna de las tantas canciones de Spinetta que fueron seleccionadas a conciencia para este propósito. La idea es que el lector se apropie de ellas, las recorte y las combine como quiera, siguiendo sus propias reglas o alguna de las tantas que figuran en el libro. Pero eso no es todo. Hacia el final aparecen una serie de páginas con líneas puntuadas en las que se leen las cuarenta y siete palabras que conforman “Por”. 

“El lector puede, si así lo desea, recortar estas cartas y usarlas de varias maneras”, escribe Berti. 

La invitación está hecha. 

 

Posteos Relacionados