Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

La reina – El gran sueño de Manuel Belgrano, de Gabriela Saidon

La reina – El gran sueño de Manuel Belgrano de Gabriela Saidon (Planeta) es una novela que nos acerca la historia de la mano de personajes más que apasionantes: una monarquía incaica en América Latina; una adolescente virgen que despierta deseos prohibidos en un hombre que ha sufrido derrotas y victorias.

«La historia que voy a contar no ha sido escrita.

Esa madrugada, Irenea entró en puntas de pie en la celda del monasterio donde sus hijas compartían una cama angosta de patas de madera, un colchón, una única almohada. Dejó en el suelo, junto a la puerta, la lámpara de aceite, que proyectó una sombra temblorosa sobre la pared sin ventanas.

Caminó a tientas hasta la mesa de luz y apoyó con cuidado el aguamanil de cerámica blanca con diseño de flores azules sobre la jofaina. A un lado, la vela apagada en un candelabro chorreado de cera endurecida. Al otro, un libro de tapas de cuero raídas. Se persignó ante el Cristo en la cruz de madera blanca, sobre la cabecera de la cama, junto a un rosario de cuentas perladas que colgaba de un clavo.

Irenea era una mestiza de belleza inasible. Incluso debajo del hábito podía adivinarse una silueta de exactas proporciones. Sus ojos negro noche eran puñales brillantes en la semipenumbra de la celda en la que sus hijas, Nuna y Shiamara, dormían entrelazadas. Una blanca, una negra. Los pies fuera de las sábanas y de la manta de vicuña cruda que las cubría. Irenea se quedó quieta unos instantes, observando los dos perfiles tan diferentes sobre la almohada, la cabeza alargada de la menor, Nuna, estirado el lóbulo de la oreja; las formas redondas y perfectas de Shiamara. En sueños, la hermana mayor murmuró algo y se movió. Irenea la empujó con suavidad hacia adentro de la cama. Shiamara dormía del lado de afuera, muy cerca del borde, y la madre, que ocupaba la celda contigua, apenas separada por un fino tabique de madera oscura, solía despertarse de noche con el ruido del cuerpo al caer. Nuna seguía durmiendo plácida. Casi nada alteraba su reposo. Tal vez había adquirido esa capacidad como una forma de preservar la salud, desde que compartía la cama con su hermana mayor, de sueños inquietos y noches en duermevela.

Nuna y Shiamara eran hermanas de sangre, vía materna. Ninguna conocía a su padre. Irenea era monja reclusa de velo blanco y las hijas, novicias en el monasterio de Santa Clara, Cusco, Perú. Allí habían sido criadas y enseñadas a servir a las monjas de velo negro, descendientes de españoles y criollos. A diferencia de ellas, que eran mestizas y zambas. La ascendencia noble inca solo jugaba a su favor en ciertas, contadas ocasiones. En particular a Nuna, porque el color negro de Shiamara la alejaba del imaginario de la nobleza. Esa ascendencia había salvado a Irenea de la muerte al nacer. Más aún: había sido condición de su propia existencia, y de la de sus dos hijas.

De noche, se daban calor. Las monjas las dejaban dormir juntas porque eran hermanas. Si no, sería pecado.

Irenea llevaba una pluma de paloma entre los dedos índice y pulgar. La deslizó suavemente por la planta de un pie de Shiamara, que se dio vuelta y quedó al borde de la cama. Como ya era costumbre, Irenea volvió a empujarla hacia adentro para evitar la caída. La madre logró, así, su cometido: la separación de las hermanas. Desentrelazarlas».

 

Cusco, Perú, octubre de 1818. Un general porteño visita a Irenea, una monja de clausura que vive con sus hijas en el convento de Santa Clara. El general viene con la misión secreta de coronar a la menor de las hermanas. Shiamara y Nuna descienden de una pareja revolucionaria, Micaela Bastidas y Tupac Amaru, y por sus venas corre sangre real y mestizada. Una es negra y la otra es blanca. En el Congreso de Tucumán de 1816, ha triunfado la propuesta de Manuel Belgrano de establecer, como sistema de gobierno, una monarquía incaica en América Latina, con sede en esa ciudad peruana, entonces considerada ombligo del mundo. Mientras espera a su príncipe, Nuna, la adolescente virgen, despierta deseos prohibidos en el hombre que ha sufrido derrotas y victorias, amores y pérdidas. El hecho puede cambiar el rumbo de los acontecimientos. Gabriela Saidon narra una historia apasionante. Con el trasfondo de la ciudad colonial, de iglesias erigidas sobre las ruinas de un imperio dorado, su gran personaje, Nuna, confronta a Belgrano en el ocaso de su vida, y también a su madre; en lo que por momentos se convierte en una comedia de enredos, desafía las estrategias de un poder inclaudicable y la moral hipócrita de la época.

Gabriela Saidon nació en Buenos Aires. Es licenciada en Letras (UBA), escritora, periodista y docente de talleres de lectura y escritura. Ha publicado La montonera – Biografía de Norma Arrostito (2005, 2011), Qué pasó con todos nosotros (novela, 2007) y Memorias de una chica normal (tirando a rockera) (novela, 2014), Cautivas (Planeta, novela, 2008, 2015) y El camino de las hormigas (cuentos, 2018) y los libros de no ficción La farsa. Los 48 días previos al golpe (Planeta, 2016); Santos ruteros. De la Difunta Correa al Gauchito Gil (Tusquets, 2011), Mondo verde. Mentiras y verdades de la ecología (Tusquets, 2016) y Yo me hice feminista en el exilio (2019).

Posteos Relacionados