Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

La comunidad de la sangre, de Anne Rice

La comunidad de la sangre (Crónicas Vampíricas 13), de Anne Rice (Ediciones B) continúan con el relato del Príncipe Lestat y la fundación de la Comunidad de la Sangre. Finalmente el decimotercer libro de las Crónicas Vampíricas creadas por Anne Rice e iniciadas en los años 70 con Entrevista Con El Vampiro llega a las librerías para la alegría de los fans.

 

 

 

 

POR VICTORIA MANSILLA

 

En esta novela, titulada en su edición en inglés como Blood Communion, Rice nos descubre cómo Lestat se erigió en líder vampírico en un combate contra fuerzas oscuras. Aquí las palabras de nuestro vampiro preferido:

“Soy el vampiro Lestat. Mido un metro ochenta y cinco, tengo los ojos azules grisáceos, aunque a veces parecen violetas, y una constitución delgada pero atlética. Mi cabello es rubio y espeso y me cae sobre los hombros, y con los años se ha vuelto más claro, de modo que a veces parece blanco puro. Vivo en esta tierra desde hace más de doscientos cincuenta años y soy verdaderamente inmortal, he sobrevivido a una serie de ataques y a mi propia imprudencia suicida, lo que ha hecho que me vuelva cada vez más fuerte.

«La forma de mi cara es cuadrada, mis labios, carnosos y sensuales, mi nariz, insignificante, y tal vez sea uno de los no muertos más convencionales que veréis jamás. Casi todos los vampiros son hermosos. Son elegidos por su belleza. Pero yo tengo el aburrido atractivo de un ídolo de matiné redimido por una expresión feroz y seductora, y hablo un estilo de inglés rápido y fácil, contemporáneo, después de dos siglos de que se aceptara el inglés como el idioma universal de los no muertos.

«¿Por qué os estoy contando todo esto?, podríais preguntaros vosotros, los miembros de la Comunidad de la Sangre, que ahora me conocéis como el príncipe. ¿No soy el Lestat tan vívidamente descrito en las floridas memorias de Louis? ¿No soy el mismo Lestat que se convirtió en una superestrella del rock durante un breve período de tiempo en la década de los ochenta, dando a conocer los secretos de nuestra tribu en películas y canciones?

«Sí, soy esa persona, sin duda, quizá el único vampiro conocido por su nombre y su aspecto por casi todos los bebedores de sangre del planeta. Sí, hice esos vídeos de rock que revelaron a nuestros antiguos padres, Akasha y Enkil, y cómo podríamos perecer todos si uno o ambos de ellos fueran destruidos. Sí, escribí otros libros después de mi autobiografía; y sí, de hecho, ahora soy el príncipe y gobierno desde mi château en las remotas montañas de Francia.

«Pero han pasado muchos años desde la última vez que me dirigí a vosotros, y algunos aún no habíais nacido cuando escribí mis memorias. Algunos no habéis nacido en la Oscuridad hasta hace muy poco tiempo y otros tal vez no creáis en la historia del vampiro Lestat tal como os la contaron, o en la historia de cómo Lestat se convirtió en el anfitrión del Germen Sagrado de toda la tribu y, por fin, liberado de aquella carga, sobrevivió como el dirigente de quien ahora dependen el orden y la supervivencia.

«No os equivoquéis, escribí los libros El príncipe Lestat y El príncipe Lestat y los Reinos de Atlantis, y todo lo que en ellos se relata sucedió, y los muchos bebedores de sangre descritos en los dos libros se retratan con precisión.

«Pero una vez más, ha llegado el momento de que me dirija a vosotros de manera íntima y le dé forma a esta narrativa a mi manera inimitable e informal, mientras trato de relatar todo lo que creo que deberíais saber.

«Y lo primero que debo deciros es que ahora escribo para vosotros, para mis compañeros bebedores de sangre, los miembros de la Comunidad de la Sangre, y para nadie más.

«Por supuesto, este libro caerá en manos de los mortales. Pero lo percibirán como ficción, no importa lo obvio que pueda ser lo contrario. Los libros de Las crónicas vampíricas fueron recibidos en todo el mundo como simple ficción, y siempre lo serán. Los pocos mortales que interactúan conmigo cerca de mi hogar ancestral creen que soy un ser humano excéntrico que disfruta haciéndose pasar por vampiro, el líder de un extraño culto de imitadores de vampiros con ideas afines que se reúnen bajo mi techo para participar en retiros románticos que los alejan del ajetreado mundo moderno. Esta sigue siendo nuestra mayor protección, la cínica destitución que nos aparta de nuestro papel de verdaderos monstruos, en una época que podría ser más peligrosa para nosotros que cualquier otra en la que hayamos vivido.

«Pero no me ocuparé de ese tema en este relato. La historia que voy a contaros tiene poco o nada que ver con el mundo moderno. Es un cuento tan antiguo como el género mismo, sobre la lucha de los individuos para encontrar y defender su lugar en un universo atemporal, junto a todos los demás hijos de la tierra y del sol y de la luna y de las estrellas.

«Pero para mí es importante deciros, ahora que comienza esta historia, que mi naturaleza humana estaba tan resentida y confundida como siempre lo había estado. Si volvéis a mi autobiografía, es probable que veáis lo mucho que quería que los humanos creyeran en nosotros y cómo, con audacia, configuré mi narrativa como un desafío: ¡venid, pelead contra nosotros, destruidnos!”.

 

¿Se quedaron ya sin aire? Porque este ejercicio de respiración será una continua en la lectura de toda la novela. Tranquilos, es más “pequeña” que las otras: cuenta solamente doscientas cincuenta y dos páginas. Y viajaremos -lo que nos viene muy bien en estos tiempos estáticos, esta fantasía épica y gótica nos lleva a distintos escenarios, desde un castillo en Francia hasta los montes de Luisiana, pasado por las islas vírgenes del Océano Pacífico o la maravillosa ciudad rusa de San Petersburgo.

La sinopsis de La comunidad de sangre dice así: «La historia que voy a contaros tiene poco o nada que ver con el mundo moderno. Es un cuento tan antiguo como el género mismo, sobre la lucha de los individuos para encontrar y defender su lugar en un universo atemporal, junto a todos los demás hijos de la tierra y del sol y de la luna y de las estrellas».

De la mano de Lestat conoceremos cómo se convirtió en el líder de su mundo, un verdadero príncipe de las tinieblas, y su lucha para encontrar un lugar en el universo de los muertos vivientes y cómo, en contra de su voluntad, debe luchar contra las fuerzas amenazadoras y aparentemente imbatibles de la oscuridad. Desde las torres y las almenas de un castillo ancestral en las montañas nevadas de Francia, hasta los verdes montes de Luisiana con sus fragancias a magnolias y jazmín, pasando por las islas vírgenes del Pacífico y la ciudad de San Petersburgo durante la corte de la emperatriz Catalina, La Comunidad de la Sangre es un apasionante viaje en el que el lector encuentra la esencia más pura del universo de Anne Rice. La novela es una historia contada por el vampiro Lestat de Lioncourt, en la que relata sus enfrentamientos con el villano vampiro Rhoshamandes; sus esfuerzos por gobernar con éxito el mundo vampírico como el Príncipe Lestat; y sus intentos de reunir a los vampiros del mundo en una tribu familiar unificada, para poner fin a siglos de enemistad y aislamiento entre las diversas facciones vampíricas e individuos. En el transcurso de la novela, Lestat se ve obligado a lidiar con cuestiones de mortalidad vampírica; las limitaciones de su propia habilidad para salvar y proteger a los que ama; así como su propósito y objetivos generales como bebedor de sangre individual y como Príncipe de los vampiros.

Veinticinco años después de Entrevista con el vampiro, Rice vuelve enriquecida y con su particular cuidado en la construcción de sus personajes. Cuán bien lo logrará que aún amamos a todos y cada uno de ellos a través de los años y los libros.

Nos enfrentamos aquí a un Lestat más maduro y nos reencontramos con viejos personajes que acompañaron de un modo u otro al mismo Lestat. Hay vampiros nuevos, cómo no. Bellos, apasionados, amantes de la sangre y la lujuria, hay dosis iguales de odio y amor.

 

 

Posteos Relacionados