Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Inmunidad, un libro necesario

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Inmunidad, de Eula Biss (Dioptrías) es el libro que no debería haberse escrito. Como bien indica la autora de esta reseña «Vacunarse o no vacunarse: esa no debería ser la cuestión». Desde un enfoque social, moral y filosófico, la ensayista expone sus dudas al momento de dar a luz y aquí su investigación. 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

 

POR ANTONIA LOUTA

 

Dioptrías es una joven editorial española dedicada a la no-ficción literaria, ese género hoy vanguardista que ocupa un espacio híbrido en el que los autores buscan entremezclar elementos biográficos, memorísticos, poéticos y hasta filosóficos para ofrecernos una visión personal del mundo. Dioptrías cuenta en primera persona que es un proyecto nacido del deseo de comprender mejor qué es la literatura y qué es la realidad, del interés por entender por qué los humanos hacemos algo tan raro como escribir y leer libros acerca de cosas tan extrañas como nosotros mismos, y por la necesidad de explicar cómo podemos estar tan locos como para hacer que nuestras vidas dependan de esos libros. Eso solo ya cuenta como una gran bienvenida. 

Inmunidad de Eula Biss resulta un libro necesario cuando no debería serlo, en realidad. Tener  que escribir sobre la importancia de la vacunación en los niños y la prevención de enfermedades parece un tema del siglo pasado. Pero no. Ya es una cuestión filosófica. No hay que “convencer” a nadie que vacune a sus hijos. Los hijos se vacunan y ya. Pero ante las circunstancia que vivimos donde grupos de personas creen que no deben hacerlo, donde resurgieron viejas enfermedades prácticamente erradicadas gracias al avance médico y farmacéutico, Inmunidad pasa a ser el libro necesario que decíamos. 

“Los bebés nacen con algunos de los anticuerpos de sus madres circulando por su sistema inmunitario y la leche materna les proporciona más anticuerpos, pero esta ‘inmunidad pasiva’ va desapareciendo según crecen, sin importar cuánto tiempo se alargue el periodo de lactancia, escribe la autora, “Las vacunas sirven para que el sistema inmunitario del bebé aprenda, haciéndole capaz de recordar patógenos con los que todavía no ha tenido trato. Con vacunas o sin ellas, los primeros años de vida de un niño son un curso acelerado de inmunidad: las narices llenas de mocos y las fiebres tan propias de esos años son los síntomas de un sistema inmunitario que está aprendiendo a leer el léxico microbiano”.

La ensayista Eula Biss encara la vacunación como un acto social más allá de lo meramente sanitario; en este mundo en el que vivimos proyectados más allá de las fronteras de nuestra propia piel, la salud de todos depende del cuerpo de los demás. Inmunidad plantea que hay motivos para vacunar que exceden los límites de la medicina, ensamblados en una honda concepción comunitaria, global, compasiva e interdependiente de la vida humana. ¿Cómo surgió ese miedo irracional de no vacunar a los más chicos? Biss analiza cuál será el escenario médico real que vivirá en el futuro su propio hijo. Ella defiende con bases sólidas la inmunización infantil.

Al dar a luz a su primer hijo, la autora entiende a la maternidad como un desafío y hasta se llega a preguntar si debería proteger a su niño de los medicamentos y las vacunas. Frente a la duda de si vacunar a su hijo o no, la autora se embarca en un trayecto fascinante que pasa de la medicina a la literatura y de la filosofía a la política. Lo que comienza como conversación personal con otras madres acaba transformándose en un ensayo lleno de matices que ha centrado el debate sobre las vacunas. 

¿Vacunarse o no vacunarse? Esa no debería ser la cuestión. La autora lo plantea como un problema de interpretación o factibilidad y no como un proyecto para establecer una política de salud pública eficiente, estable y confiable. ¿Mucho pedir, verdad?

Biss apela Aquiles, Voltaire, Sartre y hasta el conde Drácula  (la seducción de los vampiros como alegoría de la enfermedad), para embarcarse una investigación profunda sobre las realidades científicas, las metáforas, los miedos y los mitos tejidos en torno a las vacunas y a la inmunidad que otorgan. En poco más de doscientas cinco páginas, la autora habla de la ciencia de las vacunas y de su seguridad; la historia de la inmunización, las políticas públicas de sanidad y la corrupción de industria farmacéutica. 

(“Los vampiros formaban parte del ambiente cultural del momento, pero yo como madre me obsesioné con ellos en buena medida porque me ofrecían una manera de considerar algo diferente: el vampiro encarnaba una metáfora del bebé o de mí misma. Mi hijo dormía durante el día y se despertaba por la noche para alimentarse de mí, y a veces me hacía sangrar con sus mandíbulas desdentadas. Cada día que pasaba, él tenía más energía mientras que yo seguía débil y pálida. Sin embargo, la sangre que me mantenía viva tampoco era mía”.)

Concluye que existe una responsabilidad moral, política, estatal-gubernamental y social para construir y conservar el espacio de la inmunidad y la salud de la población como principio de armonía social. Es una cuestión cultural, como todo, y política (no partidaria, claro) si entendemos que estando bien primero uno mismo, ayudamos a que el otro también lo esté.

 

 

 

 

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados