Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Flush, biografía de un perro por Virginia Woolf

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Así es, la misma Woolf se ocupó de contar la vida de un perro. Pero tampoco es tan simple como eso, claro. Lo que habrá sido un momento de respiro en su vida, esa tan atormentada y tan plagada de éxitos literarios, Flush le dio a la autora una oportunidad para relatar la relación de Flush, con una poeta amiga. Lumen reedita un clásico con sendas ilustraciones.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

POR BENJAMÍN LOMBARDO

“La tarde era abrasadora. La vieja mendiga de la esquina se había quedado dormida sobre la cesta de los melones. El sol parecía estar zumbando en el cielo. Flush tomó el camino -tan conocido para él- del mercado, trotando a lo largo de los muros, que le daban sombra. La plaza estaba animadísima con los toldos, los tenderetes y la policromía de las sombrillas. Las vendedoras, junto a las canastas de frutas; las palomas, revoloteando, el repique de las campanas; los látigos que restallaban… Los perros mestizos florentinos -con su variedad e colores- corrían en todas direcciones, husmeándolo todo. Bullicio de colmena y calor de horno. Flush buscaba la sombra”. Apenas un párrafo de Flush, biografía de un perro de Virginia Woolf para destacar lo que importa: un escritor, una escritora en este caso, deja huella literaria cuando sabe escribir sobre las pequeñas cosas. Qué agregar a la narrativa de la Woolf… No es el perro una cosa pequeña, ni lo es su vida, ni siquiera esta literatura. Lo pequeño es quizá lo cotidiano, lo ordinario, lo de cada día. Pero ahí estaba la autora haciéndolo enorme a través de las palabras elegidas para describirlo.

Flush era un cocker spaniel, un perro de abolengo, gran linaje. Era el compañero de la poeta Elizabeth Barrett, amiga de Virginia Woolf. Flush tenía con su dueña una relación de amor, y era mutua; tanto así, que el perro tenía celos del novio de la poeta, Robert Browning. Todo esto será narrada por la escritora inglesa a partir de la correspondencia con su amiga cuando ésta viaja a Italia con su novio Robert y su perro Flush, que no tuvo más remedio que resignarse y aceptar el triángulo amoroso. Entonces, está basada en hechos reales, situaciones cotidianas verdaderas pero tocado por la varita de la ficción de la Woolf que con tanta maestría supo maniobrar.

Leer a quien escribió Orlando contando las aventuras del cocker, su relación con los humanos, resulta desde sorprendente hasta encantador en los días de Italia y sus excesos. Esta particular edición de Lumen viene acompañada de ilustraciones de Iratxe López de Munáin que dibujan la precisa traducción al español de Rafael Vázquez Zamora. Flush es la excusa para describir la relación del hombre con el animal. La poeta, que tenía una frágil salud desde pequeña, encuentra en el animal un espacio de calor y cobijo.

Mucho ha tratado -y lo seguirá haciendo- la literatura el género perruno y de algún modo gracias a su destreza con la pluma, Woolf recrea la época victoriana junto a las andanzas de Flush. Un mundo, el del cocker spaniel (que comienza describiendo perfectamente el origen genético y geográfico del can), plagado de olores y fidelidades por igual. Esto es, la Woolf escribió la biografía de un perro y hasta encara su punto de vista, su cosmovisión. Sin el lirismo de Mrs Dalloway pero con un novedoso tono irónico -aunque ya lo atraviesa más sutilmente en Orlando-, la escritora cuenta a través de su perro, la biografía de su amiga poeta. De la vida victoriana se ríe pero la toma de ejemplo como conducta en el perro. La poeta, que arrastra una enfermedad y tolera un padre riguroso, comienza a liberarse y mucho tiene que ver su animal en el proceso.

Todo este relato está sustentado por la correspondencia entre ambas amigas donde claramente el animal mucho tenía de protagonista en las cartas y la reconstrucción de esa biografía, la de Flush, la de Elizabeth y aunque un poco más solapada, también la de Robert. Pero es una obra de ficción con las libertades que eso le otorga. Y, alejada de su obra más característica, Virginia Woolf se permitió escribir esta vida de Flush, un perro que estuvo hasta el último de sus días, junto a la poesta.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados