Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Ernie Pike o cómo contar la guerra

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

A partir de la edición de Ernie Pike 2, el extraordinario trabajo en conjunto de Higo Pratt y H.G. Oesterheld (Planeta), nuestro especialista en novela gráfica hace una lectura de la obra y repasa lo más destacado del género. Una reseña entrañable. 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

POR IÑAKI ECHEVERRÍA

 

Entre los años 50 y 60 hubo en Argentina un auge de lectura sin precedentes de la historieta. Una cantidad de jóvenes artistas explorando nuevas formas y maneras de trabajar el género. De allí surgieron nombres como Alberto Breccia, Hugo Pratt, Solano López, o el joven José Muñoz entre otros, que marcarían el camino a seguir de los futuros dibujantes y guionistas. 

Uno de los trabajos mas representativos de la época, es sin dudas, el recientemente editado por Plantea, Ernie Pike, creado por la dupla Hector German Oesterheld y Hugo Pratt, guion y dibujo respectivamente. Pratt (nacido en Italia en 1927) residía en Buenos Aires desde 1949 y trabajaba en la clásica revista de aventuras Misterix, donde se rodeó de diferentes artistas argentinos, entre ellos el guionista y posteriormente fundador de la editorial Frontera, Germán Oesterheld, con quién colaboraría en diferentes proyectos. Entre ellos, y quizás el más logrado, Ernie Pike. 

Esta historia esta inspirada en el mítico corresponsal de guerra Ernie Pyle, quien cubrió entre otros eventos el desembarco de las tropas aliadas a las playas de Normandía y la liberación de París durante la Segunda Guerra Mundial, lo que le valió en 1944 el premio Pullitzer, y fue muerto un año después cerca de Okinawa tras finalizar una batalla, alcanzado por la bala de un soldado japonés que no quería rendirse ante el ejército norteamericano. Pyle se destacó fundamentalmente por la manera de enfocar sus crónicas, centradas en las pequeñas anécdotas y situaciones entre soldados y no en las grandes hazañas y épicos combates. Así es como Oesterheld toma este concepto y en la voz del corresponsal Ernie Pike (a quien Pratt retrata con el rostro del mismo Oesterheld), cuenta en cada historia los aspectos personales y humanos de los soldados, dentro de un gran marco de destrucción que es la Segunda Guerra Mundial. 

Sobre esta idea, Juan Sasturain pone como ejemplo el comienzo de la primera historia de la saga, donde Pike relata «Ese día había visto matar fríamente a un hombre, a un soldado. Eso me decidió a escribir, quise desahogarme de tanta muerte…». Allí aparece el aspecto humano del personaje ante la muerte, no es el relato típico de aventuras bélicas que abundaban por entonces en el mundo de la historieta, donde los hechos están por encima de los personajes y la muerte es una consecuencia abstracta de la guerra. Este mismo relato continúa con un ajuste de cuentas entre un soldado y un partisano, por una mujer, durante una peligrosa misión. De esta manera, Oesterheld se involucra en la psiquis de los personajes, en sus miserias y en sus luchas personales, y muestra como pese a todo, serán indefectiblemente alcanzados por el contexto bélico.

Es que mas allá de ser alemanes, americanos o italianos, los personajes que relata Ernie Pike son personas comunes, envueltos en sus miserias, y en sus pequeños actos heroicos, dentro del horror de la guerra. Allí no hay buenos ni malos, no hay finales felices y tampoco hay héroes, solo está la muerte acechando. 

Quizás este enfoque alejado de un relato tradicional haya sido la causa del éxito inmediato de esta historieta, que comenzó a publicarse en el número 1 de la revista Hora Cero en 1957 y también en Hora Cero Extra y en el suplemento semanal, hasta llegar a tener una propia publicación.

 

Esta no era la primera experiencia en conjunto de estos increíbles autores. Ya en 1952 habían publicado como dupla el Sargento Kirk y  Ticondegora entre 1957 y 1958, en la revista Misterix y Hora Cero. Pero es quizás en Ernie Pike donde se ve un estilo mas claro y acabado, tanto en la pluma de Oesterheld, como en el trazo de Hugo Pratt, ya mas cercano a lo que será luego su obra consagratoria, El Corto Maltés, la cual dibuja y escribe, y en donde se puede leer una clara influencia de Oesterheld en el modo de narrar.

 

A pesar que Hugo Pratt regresa a Europa, Oesterheld continúa con Ernie Pike, esta vez dibujada por diferentes artistas, como  Alberto Breccia, Solano López y José Muñoz, tres de los grandes maestros del comic argentino. Sin embargo el trazo personal de Pratt es el que le ha dado identidad a esta historia. 

 

Ya en Italia, Pratt es dueño de un estilo maduro y personal, lo que lo convierte en un referente del género y llega al éxito internacional de la mano de El Corto Maltés, donde cuenta las aventuras de un nuevo tipo de pirata romántico de principios del siglo XX, que recorre el mundo y suele cruzarse con personajes reales como el escritor norteamericano Jack London o el piloto alemán Barón Rojo entre otros. 

 

Por otro lado, Germán Oesterhel llega a su obra cumbre con El Eternauta. Esta obra maestra del cómic y la ciencia ficción dibujada por Solano López, fue publicada en Hora Cero entre 1957 y 1959 y posteriormente tuvo una gran cantidad de secuelas y reediciones. Se trata de una invasión alienígena en pleno Buenos Aires donde una extraña nieve tóxica acaba con la mayor parte de la población, y el protagonista Juan Salvo, el eternauta, es quien le cuenta la historia al propio Oesterheld en una especie de “viaje sin tiempo”. En esta historia resalta la idea de un gran héroe colectivo, el cual va acorde con sus ideales políticos, que de a poco deja traslucir sutilmente en sus diferentes obras, o por lo que mas tarde escribe una obra emblemática como La vida del Che Guevara, dibujada por Alberto Breccia. Ya en la década del 70 se une a la agrupación Montoneros y aumenta su compromiso político, lo que se refleja más claramente en sus guiones. El ejemplo más claro es en el Eternauta II, también dibujado por Solano López y que debió finalizar desde la clandestinidad.   

En 1977 Oesterheld es secuestrado en La Plata por las fuerzas armadas de la ultima dictadura cívico-militar. Si bien no se sabe la fecha de su asesinato, fue visto por ultima vez en un centro clandestino de detención, donde pasó a ser parte de la lista de desaparecidos, junto a sus cuatro hijas, también militantes de Montoneros.

 

El legado de Oesterheld es enorme y valioso y su influencia se ve hasta el día de hoy en los jóvenes guionistas, atravesando las generaciones y convirtiéndose en uno de los padres de la historieta argentina moderna.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados