Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Lewis Carroll, el matemático

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Lewis Carroll fue escritor, y hasta lo sabemos fotógrafo, pero el autor del cuento de Alicia dedicó el mismo empeño nada menos que a las matemáticas, la lógica y la geometría. Fue inventor de rarísimos y acertadísimos artefactos, escribió sendos libros al respecto y sin dudas, ha sido uno de los coeficientes más altos de la narrativa

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

POR ROCÍO ESQUIVEL

Quizá si no hubiera tenido el éxito que logró con la pequeña Alicia y su conejo, hoy lo conoceríamos por ser el pionero de la fotografía artística o como insigne matemático. (A que ahora entendemos todas esas referencias a acertijos y juegos de lógica a los que apelaba en sus historias.)

Carroll, nacido Charles Lutwidge Dodgson en 1832, dictó durante un largo tiempo clases de matemáticas en Oxford, además de publicar muchísimas obras científicas y divulgativas sobre álgebra, lógica y geometría. El tercero de once hermanos, Carroll fue antes de eso, eximio estudiante de la universidad y luego, investigador.

Como científico de la Inglaterra victoriana, Carroll se interesó por algunas de las cuestiones que estaban en boga en su época, como la revisión de la geometría de Euclides y de la lógica de Aristóteles, así como por el auge de la tecnología. Fue un extraordinario teórico en el campo del álgebra. En su obra Condensación de los determinantes (1866), el escritor desarrollaba un método nuevo y abreviado para calcular determinantes y resolver ecuaciones a partir de una especie de reducción, o condensación, de las operaciones. (No se preocupen si no lo entienden, nosotros somos gente de letras. También en su faceta de inventor, creó ingeniosos artilugios, como el nictógrafo, con el que podía tomar notas en la oscuridad cuando las ideas le asaltaban en mitad de la noche, y un mecanismo de dirección para un velocímano, una especie de bicicleta propulsada a mano. También diseñó desde un papel engomado para dejar notas en los libros hasta un atril para leer en la cama, pesas para hacer gimnasia y un billar circular, sin olvidar una amplia variedad de juegos de lógica y tablero.

 

 

La geometría también lo conquistó: defendió a capa y espada el estudio de Elementos, de Euclides. Opinaba que el cuerpo fundamental de esa obra (con principios como “Una recta puede trazarse desde un punto cualquiera hasta otro” o “El todo es mayor que cualquiera de sus partes”) constituía un instrumento exigente pero preciso para aprender a razonar de un modo lógico. Para defender su posición, escribió Euclides y sus enemigos modernos (1879), un libro en forma de drama en cuatro actos en el que expuso del modo más ligero que pudo la geometría euclidiana.

Fue un experto en lógica, sobre todo si consideramos que le dedicó más de cuarenta años de estudio. Supo desarrolló un método pictográfico muy intuitivo que denominó “diagrama bilateral”, para resolver silogismos de tres o más premisas y escribió El juego de la lógica (1886), que firmó con su seudónimo, Lewis Carroll, para darle una mayor difusión y en su afán de que los niños más pequeños lo entendieran. Diez años más tarde publicó el primer volumen de Lógica simbólica, un estudio elemental para adolescentes (la segunda parte, una más sesuda, no llegaría a publicarse ya que murió en 1898).

Antes de todo esto, en 1864, había publicado Alicia en el País de las Maravillas con el éxito que conocemos, y luego Alicia tras el espejo. Al momento de su muerte se habían vendido 250.000 ejemplares entre ambas obras de Alicia, una cantidad monumental para la época.

Fue un hombre que contrastaba su personalidad entre la seriedad de su faceta como profesor y escritor científico y la amenidad disparatada de sus cuentos y poemas. Como dictaban los cánones de la acartonada época victoriana, Carroll fue un hombre reservado, sobrio y muy respetuoso de los formalismos de la sociedad inglesa. Lo que no le impidió, como buen heredero de la flema británica, ser un irónico polemista.

Su faceta como fotógrafo merece todo un capítulo aparte. Mientras tanto pueden ver esta película rarísima titulada El mundo es como no es de Lewis Carrol. Es una biografía del autor donde se ven sus facetas de escritor y matemático. La obra es el resultado de una serie de relatos que Carroll empezó a contar a las hijas de los Liddell durante una excursión en bote el 4 de julio de 1862. Y así da comienzo el film. Esta biografía narra la dicotomía entre la persona y el artista, la realidad y la ficción. En ambos mundos existía una única protagonista, la niña Alicia Liddell.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados