Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Todo Horacio Quiroga; sí, todo

Quienes hacemos honor a la lectura, sabemos que las obras completas de un autor resultan un mundo único. En cuatro tomos con una bella edición, Bärenhaus compiló los cuentos del querido Horacio Quiroga y el ejercicio resulta agotador: es terminar un libro para comenzar el próximo siguiente sin poder parar. Uno de los uruguayos más queridos por los argentinos y la literatura universal, tuvo una de las vidas más difíciles pero nos legó lo más bello de su existencia: su pluma. ¿Alguien dijo el cuentista perfecto? Vean.

 

 

 

 

Horacio Quiroga nació en Salto, Uruguay, el 31 de diciembre de 1879 y murió en Buenos Aires el 19 de febrero de 1937. Autor de Los arrecifes de coral (1901), El crimen del otro (1904), Historia de un amor turbio (1908), Cuentos de Amor de Locura y de Muerte (1917), El Salvaje (1920), Cuentos de la Selva (1921), Anaconda (1923), El Desierto (1924), Los Desterrados (1926), Pasado amor (1929) y Más Allá (1934) su último libro. La existencia de Quiroga estuvo rodeada de tragedias, desde la muerte accidental de su padre a causa de un disparo de arma de fuego, hasta el envenenamiento de su primera esposa, pasando por la pérdida de dos hermanas que murieron de fiebre tifoidea y el suicidio de su padrastro, entre otras desgracias. En 1936 se internó en el Hospital de Clínicas por un agudo dolor en el estómago. Apenas unos meses después le diagnosticaron un cáncer incurable y esa misma medianoche, en presencia de un amigo, Quiroga bebió un vaso de whisky con cianuro que lo mató a los pocos minutos. Sus restos fueron repatriados a su Uruguay natal.

Deportista y amante de la mecánica y la construcción, pero además a los veintidós años comenzó sus primeros tanteos poéticos. Descubrió la obra de Leopoldo Lugones y Poe, que marcaron claramente su escritura. Su obra estuvo marcada también por la influencia de Kipling y Conrad y así es como en sus cuentos reina una atmósfera de alucinación, crimen, locura situada en la naturaleza salvaje de la selva. Quiroga nos legó su famoso Decálogo del perfecto cuentista que resumía de manera perfecta su propio estilo: una prosa precisa, estilizada y contundente al mismo tiempo, que lo convirtió en maestro del relato breve. Horacio Quiroga ha dejado para la posteridad algunas de las piezas más terribles, brillantes y trascendentales de la literatura hispanoamericana del siglo XX.

 

Quiroga en Misiones

 

 

La justa proporción de las cosas y otros cuentos

El primer volumen de esta colección recopila los relatos más publicados de Horacio Quiroga. Sin embargo, los cuentos que integran este segundo volumen reafirman claramente el éxito literario de este genial autor. En ellos sigue presente su estilo particular de contar lo inevitable de la fatalidad, el desborde de la locura o la tentación por lo extraño y lo macabro. Su habilidad narrativa logra transportarnos y conducirnos hacia el interior de un mundo posible, un escenario que creemos real, en el que situaciones y comportamientos hacen a la historia completamente verosímil. Nos pasea. Nos lleva hacia el final. Y, cuando creemos que ya todo terminó, se corre el velo de un gran espejo que refleja, sin ningún tipo de censura, nuestra propia condición humana. Horacio Quiroga deja demostrado en esta obra que sigue siendo uno de los maestros indiscutibles del relato corto latinoamericano.

Los cuentos que integran este volumen son: Anaconda, El regreso de Anaconda, Almas cándidas, Cuento para estudiantes
Cuentos para novios, De caza, Dieta de amor, El alcohol, El balde, El conductor del rápido, El crimen del otro, El desierto, El espectro, El galpón, El gerente, El globo de fuego, Juan Darién, La justa proporción de las cosas, La serpiente de cascabel, La vida intensa, La voluntad, Las siete palabras, Los destiladores de naranja, Para noche de insomnio, Suicidio de amor, Una bofetada, Una historia inmoral y Una noche de Edén.

 

 

Cuentos de amor y locura

Sin ningún lugar a dudas, Horacio Quiroga es considerado uno de los más grandes narradores latinoamericanos de todos los tiempos. En los dos clásicos que conforman esta obra queda claramente plasmado el período más brillante y decisivo de su carrera como cuentista. En Cuentos de Amor de Locura y de Muerte la tragedia, el sufrimiento, las obsesiones, el vicio y la demencia son los temas recurrentes. Compuesto por dieciocho relatos, el autor describe sencilla, elocuente y sugestivamente al ser humano y sus miedos frente a las situaciones que determinan su existencia. En Cuentos de la Selva, en cambio, sus ocho relatos muestran brillantemente su prosa natural y clara. Una interesante mezcla de ternura y humor entre lo fantástico y lo real. La gran creatividad del autor pone en el mismo plano al Ser humano y a los animales integrándolos en un escenario tropical y dejándonos una asombrosa visión ecologista e identificada con la naturaleza y el hombre. Los cuentos que integran este volumen son: A la deriva, El alambre de púa, El almohadón de plumas, El infierno artificial, El perro rabioso, El solitario, La gallina degollada, La insolación, La meningitis y su sombra, La miel silvestre, La muerte de Isolda, Los buques suicidantes, Los mensú, Los ojos sombríos, Los pescadores de vigas, Nuestro primer cigarro, Una estación de amor, Yaguaí, Cuentos de la selva: El loro pelado, El paso del Yabebirí, Historia de dos cachorros de coatí y de dos cachorros de hombre, La abeja haragana, La gama ciega, La guerra de los yacarés, La tortuga gigante y Las medias de los flamencos.

 

Junto a la madre muerta

 

La cuentística de Quiroga mezcla, con extraña astucia, personajes humanos y animales que hablan, como en las fábulas clásicas, pero estableciendo una sutil frontera entre la vida natural y la civilización. Sus figuras de pioneros, de europeos abandonados en los confines de la selva, de cansados de la vida y de empresarios alocados crean un mundo densamente poblado de irrepetibles personalidades.
Una vida dramática, siempre cercana a la estrechez económica, matrimonios conflictivos, experiencias con el hachís y el constante cerco del suicidio alimentaron su tarea cuentista, una de las más importantes de Latinoamérica. Tampoco le fueron ajenas las influencias de Rudyard Kipling, Joseph Conrad y, sobre todo, el magisterio de Edgar Allan Poe, por las atmósfera de alucinación, crimen, locura y estados delirantes que contienen sus narraciones.
Indiscutiblemente, Horacio Quiroga supo volcar en su punzante escritura la intensidad necesaria para que sus relatos sean eficaces, hagan blanco en el lector y se claven en su memoria para perdurar en el tiempo. Los cuentos que integran este volumen son: El canto del cisne, El compañero Iván, El león, El mármol inútil, El monte negro, El retrato, El tigre, El triple robo de Bellamore, El yaciyateré, Estefanía, Fanny, Fantasía nerviosa, Gloria tropical, Junto a la madre muerta, La igualdad en tres actos, La lengua, La llama, La madre de Costa, La muerte del canario, La patria, La princesa bizantina, Las Julietas, Los cascarudos, Los cazadores de ratas, Los chanchos salvajes, Los cementerios belgas, Los fabricantes de carbón, Los hombres hambrientos, Los inmigrantes, Miss Dorothy, Phillips, mi esposa, O uno u otro, Rea Silvia, Recuerdos de un sapo, Un chantaje y Un idilio.

 

Las voces queridas que se han callado y otros cuentos

«No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la misma importancia de las tres últimas», dijo Horacio Quiroga. Y aquí el mejor ejemplo de todos: estos cuentos únicos. En este volumen encontramos: Dos historias de pájaros, El guardaparques comediante, El haschich, El hijo, Hombre muerto, El invitado, El llamado, El lobisón, El lobo de esopo, El machito, El mono ahorcado, El potro salvaje, El siete y medio, El simún, El sueño, El techo de incienso, El vampiro, En la noche, Idilio, La ausencia de Mercedes, La cámara oscura, La compasión, La crema de chocolate, La mancha hiptálmica, La realidad, Las rayas, Las voces queridas que se han callado, Más allá, Polea loca, Reproducción, Tacuara-Mansión,
Un peón y Una bofetada.

 

Posteos Relacionados