Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

El libro en los tiempos del COVID: ¿una lavadora de libros?

Los libros no son ajenos al ataque del COVID-19. Si bien los estudios no son definitivos ya que el virus avanza y se ven sus movimientos de acuerdo a sus mutaciones, podemos considerar una serie de recaudos, desde el almacenamiento hasta su limpieza. Veamos.

 

 

 

Reproducimos a continuación el informe de El Mercurio salmantino, el blog de la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca (Españana)

La información sobre la vida útil del coronavirus es bastante diversa. Sin embargo, se considera que puede sobrevivir durante 5 días en superficies de cartón. Las librerías de París acaba de desenterrar una máquina cuya solicitud de patente fue presentada el 25 de julio de 1934 por Camille Reduron, un aparato para la desinfección automática de libros y objetos similares, el hombre recibió la medalla de la Oficina Nacional de Inventores… aunque no tuvo mucho éxito.

La llamada “lavadora de libros” es un aparato para la desinfección automática de libros, cuadernos u otros objetos similares que comprenden una serie de hojas encuadernadas, y dispuestos para llevar a cabo esta operación automáticamente y de manera muy completa, hoja por hoja., fue patentada en 1934 por los inventores franceses Jean Baptiste Faucher y Camille Reduron para limpiar y desinfectar los libros.

Aparentemente por fuera tiene la forma de un armario y por dentro parece un expositor de discos, ofrece la ventaja adicional de hacer posible la desinfección rápida y en serie de un número considerable de libros de cualquier tamaño de forma automática. Los libros se colocan en los estantes circulares giratorios mientras unos inyectores móviles expulsan chorros con vapor desinfectante. Un procedimiento pionero por el que, como aseguran sus creadores en la patente, “se realiza una desinfección completa, hoja por hoja. De manera notablemente segura. Simple, rápido y eficiente”. Cuando el dispositivo está en funcionamiento, los libros pasan lentamente delante de los chorros de aire y el conjunto se ajusta de tal manera que los chorros automáticamente los hojean, enviando así, entre todas las páginas de estos libros, el producto antiséptico cuyos vapores han arrastrado.

“La desinfección y esterilización de libros y documentos han sido meticulosamente estudiadas por el Sr. Reduron, que exhibe un interesante dispositivo de su construcción cerca de las librerías. Los libros, colocados en el interior, sobre plataformas giratorias, son hojeados y desinfectados por una hoja de gas bactericida formaldehído que actúa en circuito cerrado y no altera las obras tratadas”, leemos en el libro “Bibliothèques, organisation – technique – outillage“, publicado por Denoël con una introducción de Julien Cain, administrador general de la Biblioteca Nacional, publicado en 1938.

“Este dispositivo asegura la laminación y desinfección de las páginas por una hoja de gas formaldehído bactericida. La ventilación se realiza en un circuito cerrado sin alteración o distorsión de los volúmenes tratados”, explica el inventor en su descripción.

Si bien este artilugio no tuvo mucho éxito, puso sobre la mesa la necesidad de mantener los libros en las mejores condiciones, algo que antes no se tenía tan en cuenta. En un momento en el que la higiene y desinfección son más importantes que nunca, este simpático ingenio nos recuerda que debemos proteger también uno de nuestros mayores tesoros como humanidad, y que tanto nos están acompañando estos días, los libros.

Se garantizó entonces la higiene del libro, que desde entonces ha dado paso a soluciones con luz ultravioleta, cuando se trata de bacterias oculares. Un invento chino, 80 años después del del Sr. Reduron, nació en la biblioteca de Hangzhou.

Una historia verdaderamente apasionate.

 

*

 

Según La Nueva España, en este país, los libros que presten las bibliotecas serán después almacenados durante dos semanas. Los responsables gubernamentales han ideado un plan para que los libros no contagien y proponen una cuarentena de catorce días. Así, entonces, el lector tiene el libro quince días en su casa, lo devuelve y éste no vuelve a salir de manera inmediata (se queda dos semanas esperando para evitar un posible contagio del virus). Dentro del marco de las bibliotecas, por supuesto no se va a poder acudir a las salas de estudio ni podrán llevarse a cabo actividades culturales o de préstamo interbibliotecario.

«No se desinfectarán los libros y publicaciones en papel» porque no será necesario: las bibliotecas habilitarán un espacio «para depositar, durante al menos catorce días, los documentos devueltos o manipulados y disponer de carros suficientes para su traslado».

Los libros que se consulten en la la sala correspondiente no se van a devolver a su estantería, también van a sufrir dos semanas cuarentena. La idea es dar tiempo para que el coronavirus desaparezca.

 

*

 

Procedimiento para limpiar los libros en casa, por la Lic. María Luz González Uribe

La Lic. María Luz González Uribe, Encargada del Departamento de Conservación y Restauración de la UAEM, nos muestra un procedimiento sencillo para darle una limpieza profunda a los libros que tenemos en casa durante la contigencia sanitaria que estamos viviendo. Consulta el siguiente video y déjanos tus dudas o comentarios.#CulturaEnCasa#MiUniversidadEsCulturaDirección de Museos UAEMéx

Gepostet von Secretaría de Difusión Cultural UAEM am Donnerstag, 30. April 2020

 

*

 

Por su lado, según El Portal de México, la responsable Restauración y Conservación de Museos Universitarios María Luz González Uribe, realizó un video tutorial sobre la limpieza de libros, a los que con materiales caseros quitó polvo y bacterias.

En el video que se publicó en el perfil de Facebook de la Secretaría de Difusión Cultural UAEM, la universitaria recomendó utilizar cubrebocas y guantes al momento de hacer la limpieza de algún libro.

Primero indicó con ayuda de una brocha, es necesario quitar el polvo de las pastas y el lomo, evitando que las partículas se peguen a la ropa, caigan en el rostro o alguna otra parte del cuerpo.

Con la brocha, dijo, también se pueden limpiar las partes internas de libro, pasando hoja por hoja. “Incluso, es posible ayudarse de alguna aspiradora si se cuenta con ella. El polvo capta la humedad, lo que puede provocar que los libros desarrollen hongos”.

Si persisten algunas manchas en las pastas, puntualizó, es recomendable limpiarlas con ayuda de un trapo color blanco. “Es importante que no se utilicen materiales de color que pueden dañar las superficies”.

Del mismo modo, explicó, puede recurrirse a una goma sintética, ya que éstas no dejan grasa sobre las pastas. “Lo ideal es que la superficie se vea lo más homogénea posible”.

Precisó que para limpiar muebles o maderas también es recomendable comprar toallas húmedas, que hidratan las cubiertas de los libros, en particular, los que son de piel y permiten quitar rayones y la resequedad.

La especialista recomendó, durante el tiempo de confinamiento por la pandemia a causa de la COVID-19, realizar la limpieza de los libros de casa, con la finalidad de evitar la proliferación de hongos y bacterias que pudieran dispersarse en otras partes.

Así, entonces, con estas recomendaciones a mano, a cuidarse y a no abandonar a su suerte a nuestros objetos favoritos: los libros.

 

 

Posteos Relacionados