Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Cuatro días de literatura en Santiago del Estero

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Luego del Filba La Cumbre II, vuelve el Filba Nacional, un encuentro destinado a debatir lo mejor de las letras argentinas en una ciudad que cambia año tras año y, así, hacer circular la literatura por todo el país. Tras pasar por Bahía Blanca, Azul, Santa Fe, Mar del Plata, San Rafael, Bariloche y La Cumbre, esta vez el nuevo destino es, y por primera vez, Santiago del Estero del 10 al 13 de abril.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

 

La charla inaugural de Filba Santiago estará a cargo del escritor y periodista Juan Sasturain, cuyo largo recorrido por la cultura popular argentina ha incluido la historieta, el policial, el humor y la crónica deportiva. Luego, a lo largo de cuatro días y con la participación de cerca de 40 escritores, artistas y especialistas, el programa ofrecerá charlas y paneles, talleres, lecturas especiales e intervenciones públicas, además de actividades para chicos y chicas y un encuentro para docentes. El objetivo del Filba Nacional es presentar una mirada amplia, crítica, sobre la literatura nacional, y al mismo tiempo tender puentes entre la producción cultural de las distintas zonas del país y buscar formas de que textos y autores circulen de una forma más intensiva.

Dicen -y compartimos- desde el corazón mismo del Filba: “La lectura tiene el poder contradictorio de aislarnos del mundo y, al mismo tiempo, conectarnos profundamente con otras realidades, más o menos distantes. En esta nueva edición del Filba Nacional, nos dejamos llevar por esa misma contradicción: habrá espacio para las confesiones, las cartas y los diarios íntimos, pero también para la lectura pública y las cartas abiertas. Nos encerraremos en la siesta, pero seguiremos la huella de la violencia solapada entre las páginas y de las leyendas vueltas realidad en pleno monte. Cruzaremos la actualidad candente de las lecturas feministas con los lugares comunes más recalcitrantes en torno al interior; la magia del paisaje seco y ocre de esta provincia con versiones desprejuicidas del bombo y las vidalas”.

Continúan: “Porque todo junto nos atraviesa y nos da forma, y la literatura que abraza esa variedad -puede ser a través de un detalle mínimo, o dejándose permear por el humor, o hilvanando pacientemente porciones de lengua e historia- es la que nos permite imaginar, tal vez, dónde estaremos y quiénes seremos dentro de un par de años”. De esta manera, se continúa la intención de federalismo con las provincias como protagonistas.

 

 

Estas son las actividades que se incluirán en el Festival Nacional Santiago del Estero 2019 y a tener en cuenta los talleres que requieren de inscripción previa y sin arancel alguno.

Jueves 11 y Viernes 12 –  10 hs. Casa Argañaraz

Taller de edición artesanal: “Hacelo vos mismo”, a cargo de Eric Schierloh. Un encuentro para compartir los desafíos que implica armar una editorial artesanal, las ideas para ponerla en marcha, las técnicas para materializarla y las estrategias que le permiten subsistir. Este taller será impartido en dos días: jueves y viernes a las 10 hs. Información e inscripción previa en www.filba.org.ar. Cupos limitados. Anotate acá

Jueves 11, 19 hs. Casa Argañaraz

Cata de chicha, a cargo de Francisco Bitar. Entradora, provocadora e intensa. Esas son las características de una buena chicha y también las de una buena lectura. En un círculo íntimo el autor compartirá una selección de su biblioteca personal con un vaso de chicha en la mano. Anotate acá

Viernes 12, 10 hs. Casa Argañaraz

Taller de narrativa: “Entre guiones: cómo escribir diálogos”, a cargo de Francisco Bitar. Cuco de muchos escritores, el diálogo puede resultar central al momento de resolver una trama, ya sea que hablemos de Joyce o de Netflix. Pero también define la posición del narrador y por lo tanto su poética: en el diálogo (o en la ausencia de diálogo) es donde se apoyan algunas de las poéticas centrales de la literatura. El taller se propone reflexionar acerca de dichas estéticas y promover la composición de diálogos de factura propia. Anotate acá

Viernes 12, 10 hs. Casa Argañaraz

Taller de lecturas feministas: “Erótica y feminismos” a cargo de María Moreno. Autora central de la crónica, el microensayo y la crítica, María Moreno comparte el corpus de lecturas simultáneamente más íntimo, político y panfletario de su formación. Una clase abierta necesaria para tomar nota y comprender el contexto en clave de género. Anotate acá.

Sábado 13, 10 hs. Casa Argañaraz

Taller de poesía: “Entre la maleza”, a cargo de Alicia Genovese. ¿Cómo seguir y orientar las palabras que mueven el sentido en el poema? ¿Cómo ir con ellas hacia esa versión que lo dé por concluido? Este taller se propone trabajar con los poemas presentados por sus integrantes para intentar abrir ese sendero entre la maleza, en un proceso de escritura. Anotate acá

Sábado 13 de abril, de 9 a 13 hs. (Lugar a confirmar)

Encuentro para Docentes: “Palabra en movimiento: lectura y creación literaria”. Anotate acá

Sábado 13, 19 hs. Casa del Bicentenario – Parque Aguirre

Cata de Chicha a cargo de Mariano Quirós. Entradora, provocadora e intensa. Esas son las características de una buena chicha y también las de una buena lectura. En un círculo íntimo el autor compartirá una selección de su biblioteca personal con un vaso de chicha en la mano. Anotate acá

 

María Moreno

Incluimos un texto preparado por Martín Kohan especialmente para Filba 2018 cuyo tema central eran las fiestas (recordemos que ese festival terminó con un DJ set a cargo del mismo Irvine Welsh, una verdadera fiesta).  

Las crisis, la violencia y la carencia reactivan la creatividad, la cuestionan y, muchas veces, le marcan un rumbo nuevo. ¿Cuál es la potencia que alcanzan el arte en general y la literatura en particular para llevar adelante y resistir a los tiempos aciagos? Fueron algunas de las preguntas que se hicieron los participantes del panel El mundo se derrumba y nosotros de rumba, entre ellos Martín Kohan que escribió este texto.

“Una cosa que me pasa, infaliblemente, en las fiestas, es que me aburro. Me aburro soberanamente. Y no es la clase de aburrimiento que puedo llegar a sentir a veces, con algunos libros o con algunas películas que, por cierto, me gustan mucho, aburrirme para largarme a pensar cosas que, sin ese libro o sin esa película, sin ese libro y sin esa película y sin ese aburrimiento, jamás se me habrían ocurrido; no ese aburrimiento como “pájaro de sueño que incuba el huevo de la experiencia”, que elogió alguna vez Walter Benjamin. En las fiestas yo me aburro con un aburrimiento quieto, seco, estéril, frustrante. En las fiestas no encuentro qué hacer ni encuentro en qué pensar. No se puede escuchar la música, porque la interfieren las conversaciones; no se puede conversar tampoco, porque a las voces las tapa la música. Si se come, porque a menudo se come, en general se come parado, lo cual, además de incómodo, es una prueba mortificante para nosotros, los inhábiles; el plato en una mano, el vaso en la otra; para comer hay que soltar el vaso, para tomar hay que soltar el plato. Las fiestas además duran muchas, muchas horas. Cuatro, cinco, seis horas: demasiado tiempo, para mí, para estar siempre en un mismo lugar, con las mismas personas, en un mismo entorno. La noche avanza, se va haciendo tarde, y uno de pronto descubre que no: que no podrá irse, que está literalmente encerrado en la fiesta. Porque no es cierto que vivamos tiempos de pleno multiculturalismo, de apertura y comprensión y aceptación de todas las inclinaciones. No es cierto. Al que no disfruta de las fiestas no se lo comprende ni se lo acepta. Por el contrario, se lo interroga con perplejidad, se le piden explicaciones, se lo estigmatiza con diagnósticos precipitados (“fobia”, “depresión”), con tal de no admitir la diferencia, su diferencia. Y si ha caído, por error, en una fiesta, y declara que quiere irse, raramente lo dejarán partir así sin más; por lo común, no se lo permiten, le imponen un trago más, le imponen media hora más (media hora, para el que sufre, no es poco tiempo), le exigen que no sea careta, lo conminan a que no sea amargo, etc.

Sé de gente que se droga o se alcoholiza para poder afrontar las fiestas; sin eso, no lo conseguirían. Creo pues que hay algo de desesperado en esa alegría forzosa, pautada y coercitiva; la alegría de las fiestas es en general obligatoria, la gente se obliga a estar contenta para la fiesta, asume que tiene que estar contenta por la fiesta, como si en el fondo no confiaran del todo en que la fiesta, por sí misma, vaya a lograr ponerlos contentos, como si en el fondo presintieran que la vida, por sí misma, no les ofrece verdaderos motivos para estar tan felices y entregarse tan de lleno a las fiestas.

Todo esto, sin embargo, tal vez me ocurra porque, a causa de mi extracción de clase, lo que más frecuento son las fiestas burguesas. Porque en verdad las fiestas populares me gustan mucho más. Conozco bien las que suscita el fútbol, ésas me encantan. Me encantan sus zafarranchos, su lubricidad, su barullo, su mucho cuerpo, su mucho grito; me encantan su soltura, su estridencia, su carnaval, y ese fondo poderoso de resistencia política que esgrimen de hecho los que en general la pasan mal, cuando se deciden a pasarla bien. Ese gesto, ese desafío, me entusiasma, me conmueve, y me impulsa a disfrutar estas fiestas, a bailar y cantar hasta tarde, o hasta el momento en que comienzan los destrozos en el McDonalds del Obelisco, los líos con la policía. Llegado ese punto, burgués al fin, me encojo de hombros y me retiro con discreción”.

Aquí más información.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados