Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Una temporada en el infierno

 

Sabemos de Rimbaud que fue único. Que apenas escribió algunas poesías y algunas cartas y solo le bastó ser uno de los más grandes poetas de la literatura universal. Enorme, Arthur Rimbaud, enamoró a Verlaine y a quien lo leyera. Tanto lo amó Paul Verlaine que le disparó en medio de un rapto abrasador. Tanto amamos a Rimbaud que releemos su única obra hasta aprenderlo de memoria, «con el corazón», como dicen los ingleses. 

 

 

POR ARTHUR RIMBAUD

 

Antaño, si mal no recuerdo, mi vida era un festín en
el que se abrían todos los corazones, donde todos
los vinos corrían.
Una noche, senté a la Belleza en mis rodillas.

–Y la encontré amarga.

–Y la injurié.

Me armé contra la justicia.
Huí. ¡Oh brujas y miseria y odio, a vosotros se os
confió mi tesoro!
Desalojé de mi espíritu cualquier humana esperanza. Como silente fiera salté sobre toda alegría, para
estrangularla.
Llamé a los verdugos para morder las culatas de sus
fusiles, mientras perecía. Invoqué a las plagas para
asfixiarme en la arena, la sangre. La desdicha fue mi
dios. Me hundí en el fango. Me sequé al aire del crimen. Y le jugué malas pasadas a la locura.
Y la primavera me trajo la inmisericorde risa del
idiota.

Ahora bien, encontrándome últimamente a punto
de soltar mi postrer ¡cuac!, se me dio por buscar la
clave del antiguo festín, del que acaso otra vez
pueda sentir apetencia.
La caridad es esa clave. –¡Esta inspiración demuestra que he soñado!
“Seguirás siendo hiena, etc…”, clama el diablo que
me coronó con tan beatíficas adormideras. “Gana la
muerte con todos tus apetitos, y tu egoísmo y todos
los pecados capitales”.
¡Ah! estoy harto: –Pero, querido Satán, te lo imploro,
¡deja de mirarme con irritada pupila!, y, mientras
espero las pequeñas cobardías que faltan, para ti
que aprecias en el escritor la ausencia de facultades
descriptivas o instructivas arranco estas páginas
infames de mi cuaderno de condenado.

 

MALA SANGRE

Tengo de mis antepasados galos el ojo azul pálido,
el cráneo estrecho y la torpeza en la contienda. Mi
indumentaria me parece tan bárbara como la suya.
Pero yo no oleo mi cabellera.
Los galos eran los desolladores de animales, los
incendiarios de pastos más ineptos de su tiempo.
De ellos tengo: la idolatría y la pasión por el sacrilegio;

–¡oh! todos los vicios, ira, lujuria –magnífica, la lujuria–;

especialmente mentira y pereza.
Me horrorizan todos los oficios. Patronos y obreros,
todos campesinos, innobles. La mano que escribe
vale tanto como la que ara. –¡Qué siglo de manos!–
Nunca sojuzgaré mi mano. Después, la domesticidad
lleva demasiado lejos. La honradez del pordioseo
me entristece. Al igual que los castrados, los criminales dan asco: yo estoy intacto y me da lo mismo.
Pero ¿quién hizo mi lengua tan pérfida que ha guiado y protegido hasta aquí mi pereza? Sin ni tan
siquiera servirme de mi propio cuerpo para vivir y
más ocioso que el sapo, mi errancia me llevó a todas
partes. No hay familia de Europa que no conozca.
–Quiero decir familias como la mía, que todo se lo
deben a la declaración de los Derechos del Hombre.
–¡Conocí a cada niño bien!

_______

 

¡Si tuviera antecedentes en un lugar cualquiera de la historia de Francia!
Pero no, nada.
No dudo de que siempre he sido de raza inferior. No puedo comprender la rebelión. Mi raza nunca se
sublevó más que para saquear: como los lobos con el animal al que no han dado muerte.
Recuerdo la historia de Francia como hija primogénita de la Iglesia. Yo hubiese hecho, como villano, la
peregrinación a Tierra Santa; tengo en la cabeza las rutas de las llanuras suabas, vistas de Bizancio,
murallas de Solima; el culto a María y la ternura por el crucificado despiertan en mí entre mil profanas
maravillas. –Estoy sentado, leproso, sobre escoria y ortigas, al pie de un muro roído por el sol. –Más
tarde, como mercenario, hubiera dormido al raso bajo las noches de Alemania.
¡Ah! Y aún más: bailo el aquelarre con ancianas y niños en un paraje amaranto.

Sólo alcanzo a recordar esta tierra y el cristianismo. Nunca me cansaría de verme en ese pasado. Pero
siempre solo; sin familia; además ¿qué lengua hablaba? Nunca me imagino en los consejos de Cristo: ni
en los consejos de los Señores –representantes de Cristo.
¿Qué era yo el siglo pasado?: sólo ahora vuelvo a encontrarme. Ya no hay vagabundos, ni vagasguerras. La raza inferior lo ha cubierto todo –el pueblo, como dicen, la razón; la nación y la ciencia.
¡Oh, la ciencia! Lo hemos revisado todo. Para el cuerpo y para el alma –el viático– tenemos la medicina y
la filosofía –los remedios caseros y arreglos de canciones populares. ¡Y las diversiones de los príncipes
y los juegos que ellos prohibían! ¡Geografía, cosmografía, mecánica, química!…
La ciencia, ¡la nueva nobleza! El progreso. ¡El mundo avanza! ¿Por qué no habría de girar?
Es la visión de los números. Vamos hacia el Espíritu.
Lo que digo es verdad, es oráculo. Comprendo, y como no sé explicarme sin palabras paganas, quisiera callarme.

 

_______

 

¡Vuelve la sangre pagana! El Espíritu está cerca: ¿por
qué Cristo no me ayuda, dando a mi alma nobleza y
libertad? ¡Ay, el Evangelio ha pasado! ¡El Evangelio!
El Evangelio.
Espero a Dios con febril ansiedad. Soy de raza inferior desde tiempos inmemoriales.
Heme aquí en la playa armoricana. Que las ciudades
se iluminen en la noche. Mi jornada está hecha;
abandono Europa. El aire marino abrasará mis pulmones; los climas perdidos me curtirán. Nadar,
aplastar la hierba, cazar, y sobre todo fumar; beber
licores fuertes como metal hirviente, –como hacían
esos queridos antepasados en torno a la lumbre.

Volveré con los miembros de hierro, la piel oscura,
la mirada túrbida: por mi máscara, me creerán de
una raza fuerte. Tendré oro; seré ocioso y brutal.
Las mujeres cuidan de esos crueles enfermos a su
regreso de países cálidos. Me meteré en política.
Salvado.
Ahora estoy maldito, me horroriza la patria. Lo
mejor es dormir perdidamente borracho sobre la
arena de la playa.

No nos marchamos. –Reanudemos los caminos de
aquí, cargado con mi vicio, el vicio que ha echado
sus raíces de sufrimiento a mi lado, desde que tenía
uso de razón –que sube al cielo, y me golpea y derriba y arrastra.
La última inocencia y la última timidez. Queda dicho.
No manifestar al mundo mis ascos y traiciones.
¡Vamos! La marcha, la carga, el desierto, el tedio y la
ira.
¿A quién alquilarme? ¿Qué bestia hay que adorar?
¿Qué santa imagen atacamos? ¿Qué corazones he de
romper? ¿Qué mentira debo sostener? –¿Sobre qué
sangre caminaré?
Más vale guardarse de la justicia. –La vida dura, el
simple embrutecimiento, –levantar, con el puño descarnado, la tapa del féretro, sentarse, asfixiarse. Así,
ni vejez ni peligros: el terror no es francés.
–¡Ah!, estoy tan desamparado que ofrezco a cualquier divina imagen arrebatos hacia la perfección.
¡Oh abnegación mía, oh mi maravillosa caridad!
¡Aquí abajo, sin embargo!
De profundis domine, ¡seré estúpido!

 

 

 

Posteos Relacionados