Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

La biblioteca de John Lennon

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Lo interesante de rever la lectura de un artista es para poder analizar por dónde pasó su curiosidad intelectual, qué lo atrajo y lo influyó. Haber sido parte fundacional de los Beatles, le otorga al músico un aura especial a la hora de ver sus musa. En el caso de Lennon, no sorprenden algunos títulos mientras que otros nos dejan con la boca abierta. Vean.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

 

 

POR ROCÍO ESQUIVEL

 

“Cuando era chico creía que me pasaba algo malo -dirá Lennon en una entrevista a la revista Playboy-, porque me parecía ver cosas que otras personas no veían. Pensé que estaba loco o era un ególatra por decir que veía cosas que los demás no… Cuando era niño decía: ‘¡Pero esto está sucediendo!’ y todos me miraban como si estuviera loco. Siempre fui tan psíquico, intuitivo, poético o como quieras llamarlo, que veía las cosas de una manera alucinante. Era aterrador siendo niño, porque no había nadie con quien relacionarse. Ni mi tía ni mis amigos ni nadie pudieron ver lo que hice. Fue muy, muy aterrador y el único contacto que tuve fue leer sobre Oscar Wilde o Dylan Thomas o Vincent van Gogh, todos esos libros que tenía mi tía hablaban sobre su sufrimiento debido a sus visiones. Debido a lo que vieron, fueron torturados por la sociedad por tratar de expresar lo que eran. Vi la soledad».

Una fuente de inspiración menos fantástica y más contemporánea para Lennon cuando era adolescente y hasta su edad adulta fue su amor por los poetas beat de Nueva York. Desde Jack Kerouac hasta Allen Ginsberg, Lennon admiró masivamente el espíritu y el alma del trabajo del movimiento. Ginsberg recibe un grito en «Give Peace A Chance», mientras que William S. Burroughs aparece en la famosa portada de Sgt. Pepper: incluso se rumorea que Lennon fue el hombre que cambió el apodo original de la banda de «The Beetles» a «The Beatles».

Ginsberg recuerda una reunión con Lennon antes de su muerte: «Pasé por Dakota Apartments el mes pasado, llamé al piso de arriba y visité a John Lennon y Yoko Ono durante una hora… [Lennon] dijo que estaba dormido una noche escuchando los auriculares de WBAI y escuchó alguien recitando un largo poema, pensó que era Dylan hasta que escuchó al locutor decir que era Ginsberg leyendo ‘Aullido’… dijo que nunca lo había leído o entendido pero una vez que lo escuchó en voz alta, de repente comprendió, dijo, por qué Dylan me había hablado a menudo de él».

No fue fácil para un pequeño y sensible John Lennon crecer en los suburbios donde se alojaba la clase obrera de Liverpool. Poco antes de morir a manos de un loco fanático en diciembre de 1980, el músico contaba en una entrevista a Playboy cómo su instancia de chico solo lo llevó a cobijarse entre los libros que encontraba. ¿con quién compartiría esas visiones? «Con gente muerta -dice sin vueltas-, con los muertos en los libros, Lewis Carroll, ciertas pinturas. El surrealismo tuvo un gran efecto en mí, porque entonces me di cuenta de que mis imágenes y mi mente no eran una locura. Que si era una locura, pertenecía a un club exclusivo que ve el mundo en esos términos. El surrealismo para mí es la realidad. La visión psíquica para mí es la realidad. Incluso cuando era niño. Cuando me miraba en el espejo o cuando tenía 12 o 13 años, solía literalmente entrar en trance en alfa. No sabía cómo se llamaba el efecto en ese momento. Descubrí años más tarde que hay un nombre para esas condiciones. Pero me encontraría viendo imágenes alucinatorias de mi rostro cambiando y volviéndome cósmico y completo. Eso me hizo ser siempre un rebelde. Una parte de mí quería ser aceptado por la sociedad y no ser un músico lunático de voz grave. No puedo ser lo que no soy. Debido a mi actitud, todos los padres de los otros niños, incluido el padre de Paul decía: ‘Alejate de él’. Los padres reconocieron instintivamente lo que era, un alborotador, lo que significa que no me conformé e influiría en sus hijos, lo que realmente hice. Hice todo lo posible por interrumpir la casa de todos los amigos que tenía. En parte, tal vez, fue por envidia. que no tenía este llamado hogar. Pero realmente lo hice. Yo tenía una tía y un tío y un bonito hogar suburbano. La razón por la que me quedo en casa con mi hijo Sean ahora es porque nunca tuve una vida familiar. Había cinco mujeres que eran mi familia. Cinco mujeres fuertes e inteligentes. Cinco hermanas. Una de ellas era mi madre. Mi madre era la más joven y no podía lidiar con la vida. Tenía un marido que se escapó al mar; la guerra estaba en marcha y no podía soportarme cuando tenía cuatro años y medio, terminé viviendo con su hermana mayor. Esas mujeres eran fantásticas. Esa fue mi primera educación De todos modos, ese conocimiento y el hecho de no estar con mis padres me hicieron ver que los padres no son dioses. Me infiltraría en las mentes de los otros chicos. Los padres de Paul temían mi influencia, simplemente porque estaba libre del estrangulamiento de los padres. Ese fue el regalo que recibí por no tener padres. Lloré mucho por no tenerlos y fue una tortura, pero también me dio una conciencia temprana».

 

 

 

 

Aquí la lista de sus títulos elegidos para la entrevista:

 

Mujercitas, Louisa May Alcott

Alicia en el País de las Maravillas, Glass by Lewis Carroll

Jabberwocky, Lewis Carroll

Travesuras de Guillermo, Richmal Crompton

Aullido, Allen Ginsberg

Un mundo feliz, Aldous Huxley

Finnegan’s Wake, James Joyce

En el camino, Jack Kerouac

La experiencia psicodélica: un manual basado en el Libro tibetano de los muertos), Timothy Leary

Pomelo, Yoko Ono

1984, George Orwell

Granja de animales, George Orwell

Obras completas, Edgar Allan Poe

Obras completas, Jonathan Swift

Obras completas, Alfred Lord Tennyson

Bajo el bosque lácteo, Dylan Thomas

Escritos e ilustraciones, James Thurber

Obras completas, Oscar Wilde

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados