Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Un recorrido cultural por Londres, dear

 

Sabemos que Londres es uno de los centros neurálgicos de la cultura mundial. Recorrer sus calles es volver a escribir todo lo que se ha dicho sobre la ciudad. Y así como sabemos que su acervo cultural es prácticamente inigualable, conocemos su directa relación con el pub. Así es, gente, El pub es el común denominador de todos quienes pasen por Londres. Aquí un recorrido por donde bebieron tés y cervezas los escritores más destacados y haciendo click acá, los títulos que recrean a Londres en la literatura

 

 

POR BENJAMÍN LOMBARDO

 

“El hombre que puede dominar una conversación en Londres puede dominar el mundo”, Oscar Wilde.

Oh, la fastuosa casa de cuatro pisos en el 48 de Doughty Street de Charles Dickens… Ahí vivió entre 1837 y 1839 y es hoy un museo, lo cual le da una intimidad particular: sus objetos allí exhibidos, se pueden apreciar sus plumas con las que escribía, la pequeña cama donde dormía y hasta alguna prenda (además, hay un barcito pequeño al lado donde hacen unas tortas de limón que son una locura). Esto es en Holborn, muy cerca del Museo Británico. Dijo Dickens en su Diccionario de Londres: “Cuando reflexiono sobre el pasado de esta enorme metrópolis, me parece asistir al desarrollo de una espectacular obra de teatro en la que los actores son reyes, reinas, príncipes, nobles, prelados, genios, poetas, filósofos, estadistas y soldados”.

 

“Las calles de Londres tienen su mapa, pero nuestras pasiones están inexploradas… ¿con qué se puede encontrar uno si da vuelta a la esquina?”, escribió Virginia Woolf sobre la ciudad. Una ciudad suya propia desde la propia concepción de la escritora: su casa natal en el 22 de Hyde Park Gate en el paquetísimo barrio de Kensington. El Londres de la Woolf ya es de una belleza única desde. Cuando muere el padre de la autora de Orlando, comienzan sus cuadros de depresión y la familia se muda al 46 en Gordon Square de Bloomsbury donde dará comienzo justamente al grupo que bajo ese nombre, reunía a intelectuales de Cambridge. Tras su primera internación en Twickenham luego de una primera severa crisis mental, se instala con su marido en el también exclusivo barrio de Richmond donde fundarán juntos la imprenta y editorial para publicar a los del grupo de Bloomsbury (aún funciona como tal). Finalmente dejará Londres para instalarse en Sussex donde tras varios intentos de suicidio, lo logrará.

 

Arte: Christiaan Tonnis

 

Ian McEwan, Julian Barnes, Martin Amis, Clive James y mucho antes que ellos Dickens, disfrutaron de sus pintas en Pillars of Hercules, en el Soho también, el 7 de Greek St. El Soho es un barrio todo que encierra secretos en cada recoveco (y hay muchos: recovecos y secretos por igual). Repleto de librerías, pubs y sex shops, Soho resulta el lugar inevitable a recorrer: colorido, explosivo, multicultural donde la oferta culinaria también se ve reflejada a partir de ésto. En una de sus calles más transitadas, Dean Street, se destaca la French House, un pub donde Brendan Behan y Dylan Thomas se daban cita para beber y, seguramente, hacer gala de su bohemia. De hecho, una anécdota muy colorida de la vida del poeta galés ocurrió entre estas paredes: el manuscrito de La Vía Láctea quedó allí olvidado y la BBC mandó corriendo a uno de sus empleados en su búsqueda. Tranquilos: ahí estaba. Sabido es el amor (vicio) de Dylan Thomas por el alcohol, así es como varios pubs fueron escenario de sus paseos y charlas. El Fitzroy Tavern -así denominado por el distrito donde se encuentra, Fitzrovia-, por ejemplo, también acogía a George Orwell y llegó a ser el el lugar favorito de los artistas e intelectuales ingleses de las décadas del 30 y del 40. Aún hoy conservan los cuadros de estos dos escritores.

 

Arte: Alfred Janes

 

Charing Cross es una zona fundamental a recorrer por  sus famosas y antiguas librerías -algunas datan del 1600-. Hay que cruzar por Picadilly Circus y quizá tomar un té con leche y azúcar como reza la cultura inglesa en el Hotel Cafe Royal donde Wilde, D.H. Lawrence, George Bernard Shaw y Virginia Woolf solían hacer eso mismo a la hora de la cena. (La cena inglesa, que es a las 6 de la tarde considerando que en invierno la luz del sol -cuando hay-se va antes de las 4). Kipling escribió en sus Siete reglas para vivir en Londres: “Nunca comas bollos, ostras, bígaros o caramelos de menta en un autobús. Molesta a los demás pasajeros. (…) Evita trasnochar, el salmón encurtido, las reuniones públicas, los cruces abarrotados, las alcantarillas, los carros de agua y comer demasiado”. Tomen nota.

Hay que pasar por el famoso The George Inn que está ubicado en el 77 de Borough St, un pub que data del siglo XVI y se sabe han pasado por ahí desde el mismo Shakespeare hasta Charles Dickens, quien nombra al mismo pub en su Pequeña Dorrit. El mismísimo Lord Byron pasó cuatro años de su vida en Londres y sus pasos quedaron marcados. Tanto, que por 5 libras la Byron Society te lleva a recrearlos por las calles que caminó. Aunque también se puede recorrer el barrio de Chelsea, asomarse por la Tite Street, llegar hasta el 34 y deslumbrarse con la fastuosa fachada del edificio de departamentos donde vivió Oscar Wilde (vivienda que perdió tras el juicio contra el Marqués De Queensberry, el padre de su amante Lord Alfred Douglas quien lo había acusado de homosexual). En Adelaide St, cerca de Trafalgar Square está el monumento en homenaje al escritor irlandés donde uno puede sentarse en el banco y analizar -con él, por qué no- su frase que lo decora: “Todos estamos en la alcantarilla pero algunos miramos las estrellas”. Justo ahí está la Esquina de los Poetas y se rendir homenaje a los allí enterrados: Lord Tennyson, Rudyard Kipling, Geoffrey Chaucer y Dickens. También están los memoriales de las hermanas Brontë y Jane Austen.

 

George Inn

 

Apenas aquí un muestreo de todo lo que tiene para ofrecer la capital inglesa. Con frío o con calor, siempre con lluvia, pasearse y perderse en esas callecitas y, claro, cargarse de libros, nos guiarán los pasos por donde recorrieron todos estos autores. Enjoy!

 

 

 

 

 

Posteos Relacionados