Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Músicos que también escriben

 

En su Madre, hermano, amante (Mother, brother, lover), el libro del cantante de Pulp, Jarvis Cocker donde compila sus canciones y cuenta las anécdotas que acompañan al tema, dice que las canciones no son poesía. En ESTACIÓN LIBRO lo desafiamos y le decimos que sí. Lean el informe de nuestra autora y sorpréndanse con nosotros.

 

 

POR GISELLE HIDALGO

 

 

 

Jarvis Cocker

 

 

Las inquietudes artísticas de Morrissey, Patti Smith, Rosario Bléfari o Palo Pandolfo no solamente pasan por la música. Poemas, ensayos, novelas o cuentos, en un recorrido por los libros escritos por figuras destacadas del ambiente musical.

En los últimos años, el mercado editorial encontró un nuevo fetiche: las biografías o autobiografías de músicos que se escriben con sus protagonistas cada vez más jóvenes. Si bien no es un fenómeno nuevo, sí es una tendencia creciente, sobre todo las que se comunican como la vida del músico escrita por sí mismo (aunque la mayoría de las veces haya un ghostwriter detrás). Sin embargo, más allá de estas historias de vida contadas por sus protagonistas, existe una serie de artistas conocidos por su música que tienen escritas obras literarias dignas de ser visitadas, ya sea por su calidad o por la curiosidad de ver una nueva faceta artística de alguien con incontables méritos en “lo suyo”. Algunos tienen la escritura de ficción como una actividad paralela a sus carreras musicales, otras como un complemento y algunos pocos como un paso o traspié poco memorable.

 

 

Autobiografías

Si bien la música y la literatura estuvieron ligadas desde el momento que una melodía comenzó a ser cantada con una letra (o una letra acompañada de una melodía), no suele equipararse la obra lírica de los músicos a lo literario. Más bien es un tema que siempre da para polémica y como ejemplo de los últimos tiempos está el resonado premio Nobel a Bob Dylan.

Las autobiografías y el mercado de las memorias del rock (¿las memorias son siempre sobre lo pasado y/o muerto?) surgen de la idea de autenticidad de lo vivido por aquellos que los demás admiramos: la vida de una estrella tiene que ser sí o sí digna de ser contada. Es así como aparecen cada vez más figuras contando su derrotero de discos, giras, peleas, éxitos y caídas. Algunas de las que tuvieron edición en español son la de Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones (VidaMemorias, Planeta, 2010) Neil Young (El sueño de un hippie, Malpaso, 2014), Morrissey (Autobiografía, Malpaso, 2018), Bernard Sumner (New Order, Joy Division y yo, Sexto Piso, 2015), Kim Gordon de Sonic Youth (La chica del grupo, Contra, 2015) y Viv Albertine de The Slits (Ropa, música, chicos, Anagrama, 2017), entre otras. También las vidas narradas por personas cercanas como el caso de Touching From A Distance (Dobra Robota, 2018), la vida de Ian Curtis de Joy Division narrada por su viuda, Deborah. Y, finalmente, un repaso por las memorias locales: Pil, voz de la banda punk Los Violadores junto al periodista Juan Carlos Kreimer (Más allá del bien y del punk, Planeta, 2017), Zeta Bosio de Soda Stereo (Yo conozco ese lugar, Planeta, 2016) y Marcelo, el menor de los hermanos Moura, contó la historia de Virus (Virus, Planeta, 2013).

¿Pero qué pasa cuando los músicos no toman solamente sus vidas como material narrativo y deciden volcarse directamente a la ficción? La mayoría se inclina por la poesía, pero también encontramos libros de cuentos, ensayos y hasta novelas. Lo que sigue es un breve recorrido por algunas de estas producciones literarias.

 

Patti Smith

 

 

Patti Smith es una de las pioneras del punk, su figura resulta tan fundamental que es una de las pocas mujeres que alcanzó el status de estrella de rock indiscutida. Smith es también una poeta destacada con varios libros publicados a los que se vuelve a prestar atención a partir de, cómo no, sus memorias. Just Kids (Éramos unos niños, Lumen, 2010), el libro que recopila sus vivencias con el fotógrafo Robert Mapplethorpe fue traducido a varios idiomas y abrió camino a nuevas ediciones de su obra poética.

El caso de Morrissey es tal vez el más curioso. Luego de recibir todo tipo de elogios por su autobiografía, Penguin editó List of the lost en 2015, una novela que la crítica literaria destrozó sin piedad. Una muestra de esto es el premio que le dio la revista británica Literary Review a la peor escena de sexo publicada ese año.

Luego de 30 años de escribir letras que son, en sus propias palabras: “un comentario sobre la vida política y social” de estos tiempos, Neil Tennant de Pet Shop Boys editó a fines del año pasado un libro con una selección de un centenar de estas letras de canciones y… un poema. Más allá de esta pequeñísima incursión en la ficción del autor, tal vez lo más interesante de One Hundred Lyrics and a Poem para los ya conocedores de la pluma del cantante sea el análisis que él mismo hace de su obra en el prólogo del libro. ¿Y por qué podría ser interesante este autoanálisis por un autor? Se trata de un ex-periodista que supo ser editor y entrevistador de Smash Hits, una de las revistas británicas esenciales de la cultura rock y pop durante los 80.

Otros pasaron de la autobiografía al ensayo como es el caso de Tim Burgess, cantante de la banda indie británica The Charlatans. Luego de un primer libro con sus memorias, Burgess se despachó con un ensayo sobre discos recomendados y disquerías “Desde Estambul hasta San Francisco” como aclara el subtítulo de Tim Book Two: Vinyl Adventures (Faber & Faber, 2016) un libro al estilo de 31 Canciones de Nick Hornby. Cada capítulo trata de un disco recomendado por amigos como David Lynch, Paul Weller, Ian McCulloch, John Cooper Clarke, Boy George, Iggy Pop o Noel Fielding, entre otros. El autor combina estas historias con las de las disquerías en las que los adquirió cada álbum durante el recorrido de una gira con su banda.

Joselo Rangel es conocido como guitarrista de la banda mexicana Café Tacuba. Luego de un primer libro que recopilaba las crónicas escritas por él para un diario local, su segundo libro está integrado por una selección de cuentos que salieron previamente un un blog que lleva el músico. One Hit Wonder fue editado por Almadía en 2015. Algunos de estos cuentos refieren al mundo musical de bandas y recitales que el autor conoce bien por su actividad como músico, otros pasan por diferentes temáticas como una relectura del mito de Adán y Eva o los desencuentros de una pareja durante su luna de miel.

 

 

Cantantes, poetas y algo más

En Argentina también tenemos letristas que se animaron a la poesía. Uno de ellos es Palo Pandolfo que en 2013 editó La estrella primera por editorial Conejos. El libro reúne  escritos a lo largo del tiempo y es un buen ejemplo del trabajo distintivo de escribir letras de canciones a escribir poemas. Un paso intermedio es el del músico Pablo Grinjot quien editó un disco/libro con las letras de sus canciones como obra literaria y editado por Alto Pogo, mientras que La dueña de mi poesía salió por una editorial independiente que desde entonces tiene un disco en su catálogo. Otro caso similar es el de Manuel Moretti, cantante y compositor de Estelares. Su primer libro, Demasiadas pocas cosas (Emecé, 2018), es un compilado de canciones, poemas y otros escritos.

Rosario Bléfari, cantante de Suárez y reconocida madrina de la escena indie, desembarcó recientemente en la literatura (si la comparamos con su carrera musical), pero más como un nuevo curso a su creatividad que un affaire casual, Bléfari lleva editados Poemas en prosa, (Belleza y felicidad, 2001), La música equivocada (Mansalva, 2009),  Antes del río (Mansalva, 2017) y en los últimos días del año pasado salió Las reuniones (Rosa Iceberg), libro de cuentos que recopila los ya editados en Mis ejemplos de la editorial chilena Lecturas. El primero y el tercero son libros de poemas en prosa, el segundo de poemas y canciones trabajado como obra literaria independiente de lo musical. Y el libro más reciente suma cuentos ya editados con otros nuevos. Desde la inquietante y bella tapa del libro, dos imágenes de la propia autora algo fantasmales invitan a la lectura. El universo Bléfari está ciertamente en expansión: “Si no fuera por las editoriales yo no sé si hubiera escrito ese libro. ¡Y todas las ganas que tengo de escribir más! Cada vez me dan más ganas de escribir. No me siento sola”, le dijo al blog de Eterna Cadencia en esta entrevista.

 

Rosario Bléfari

 

 

Antolín Olgiatti es uno de los cantautores más queridos de la escena independiente local y parte del sello Laptra, principal catalizador de la movida indie y fundado por músicos de Él Mató a un Policía Motorizado y 107 Faunos.  Además de músico, Antolín es ilustrador y poeta. Uno de sus últimos libros es ¿Dónde está Perón? (Galería, 2018), una versión nacional y popular del tipo de libros “busca y encuentra” -el más conocido de este estilo es ¿Dónde está Wally?– cuyo personaje a buscar en diferentes escenas de la vida política argentina es, ni más ni menos, que Juan Domingo Perón, justamente. Como poeta, Antolín lleva publicados libros en editoriales independientes como Belleza y Felicidad, la Editorial de la Universidad Nacional de La Plata, Eloísa Cartonera y Pánico el Pánico que editó Nunca seré millonario, libro que recopila buena parte de su obra.

También contamos con músicos que no pasaron por la poesía para llegar a la ficción. Tal es el caso del Indio Solari que en 2017 publicó Escenas del delito americano, novela gráfica que cuenta con los dibujos del artista plástico Serafín y edición de Sudamericana. Encontramos otro ejemplo en Flavio Cianciarulo, conocido sobre todo por ser el bajista de la banda Los Fabulosos Cadillacs, lleva editados dos libros de ficción; uno de relatos, Canciones sin música (2006) y la novela The Dead Latinos (2008), ambos publicados por Piloto de Tormenta.

Gabo Ferro es otro exponente de que la especialización en un solo campo no siempre es el camino. Además de ser un reconocido cantante y compositor, Ferro publicó libros como historiador y como poeta. Su obra de ficción comienza con la edición de las letras de sus canciones por La Marca Editora con un prólogo de Diana Bellessi en 2014. Al año siguiente, Ciclo3 publicó su primer poemario Recetario panorámico elemental fantástico & neumático. Por último, escribió Artaud: Lengua Madre (Documenta, 2015) en colaboración con el dramaturgo Emilio García Wehbi.

De este lado del mundo también tenemos periodistas que al mismo tiempo son músicos y se dedicaron a la ficción. Uno de ellos es Mariano Hacha Ludueña que además de periodista de gráfica y radio y cantante de la banda Buenísimo, publicó tres libros: De todo lo que vi recuerdo la mitad, La mitad que no recuerdo y Rockeros (Piloto de Tormenta). Otro periodista que también resulta músico y escritor es Gustavo Álvarez Núñez, ex-editor de la revista Los Inrockuptibles y líder de Spleen, banda de los 90, quien lanzó su primer material como solista en 2016 bajo el título Tierra Baldía. Además de compilar una antología de poetas del rock, Álvarez Nuñez publicó su poemario Sweet Home Panamericana, ambos por La Marca Editora. Y en 2015, Mansalva editó un libro de relatos inspirados en las vidas de músicos, escritores y otros personales de la cultura titulado Vidas Epifánicas.

Es así que la oferta de libros escritos por músicos parece ir en crecimiento y no solo como narradores de sus propias vidas, la literatura brinda nuevos terrenos para la creatividad de aquellos que van del escenario a la hoja en blanco.

 

Entrevista a Rosario Bléfari en el blog de Eterna Cadencia.

 

 

 

 

Posteos Relacionados