Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Libros peligrosos

 

La contemplación del contexto histórico y social es fundamental para entender por qué los libros relatados en el informe, resultaron tan subversivos a la época. Hoy clásicos muchos de ellos, verdaderos referentes no solo literarios sino, justamente, conspiradores de nuevos movimientos, lograron cambios en la historia.

 

 

 

Jane Eyre, Charlotte Brontë

¿Una novela escrita en primera persona como mujer? Inaudito. Recordemos las Brontë todas firmaban con seudónimos masculinos para poder tener acceso al mundo editorial, lo que significa que ni siquiera pensaban que estaba escrito por una mujer y sin embargo, el horror. ¿Y esta protagonista prefiere ser libre y abandonar al hombre que ama? Inadmisible. ¿Y qué son todos esos discursos suyos sobre la independencia femenina y la autosuficiencia? Un escándalo. Todas subversivas: Jane, Charlotte y la lectora. 

 

 

Canción de Navidad, Charles Dickens

El cuento puede parecer conmovedor pero en realidad fue una pieza de escritura enormemente subversiva que más o menos creó la Navidad. Claro que la Navidad existió antes de que Charles Dickens escribiera el libro, pero el enfoque cultural en ese momento era más religioso. La idea de que la Navidad fuera un día festivo humanitario centrado en hacer regalos fue en gran parte de Dickens, una idea personal de lo que debería ser el día festivo. Así que cualquiera que se queje de cómo se ha llegado la Navidad «comercial» debería culpar a Ebenezer Scrooge por traer de vuelta el lado secular del festival. Un conspirador, Dickens.

 

Cándido o el optimismo, Voltaire

Cándido puede ser el único libro en esta lista que ha sido prohibido debido a su pesimismo sarcástico. Se consideró que la obra magna de Voltaire era una blasfemia por adoptar un tono sarcástico general, y sugerir que esta realidad en la que vivimos podría no ser el «mejor de todos los mundos posibles». Voltaire nunca admitió abiertamente ser el autor de la controvertida novela, la cual está firmada con el seudónimo Monsieur le docteur Ralph (literalmente, “el señor doctor Ralph”). La obra satiriza la filosofía en una época donde todo pasaba por el pensamiento y sí muestra los horrores del mundo. Un agitador, el francés.

 

 

 

Los tres mosqueteros, Alejandro Dumas

Para ser justos, los Tres Mosqueteros probablemente no fueron intencionalmente rebeldes. Pero las historias de D’Artagnan y compañía muestra constantemente a aquellos en el poder como más ineptos que los hombres que trabajan para ellos. Y la enorme popularidad mundial de Dumas también fue bastante subversiva sin intención: algunos de sus contemporáneos se resintieron por su éxito debido a su herencia haitiana negra. Dumas siguió adelante y se convirtió en el francés más famoso del mundo, con o sin su aprobación, peligroso.

 

Las uvas de la ira, John Steinbeck

Un clásico estadounidense canonizado sin miramientos, pero en su momento fue considerado un descalabro. Steinbeck quería mostrar la difícil situación de los trabajadores migrantes en Estados Unidos con la esperanza de estimular el cambio social. Algunas personas estaban tan furiosas con la idea de que los trabajadores tenían derechos que quemaron el libro públicamente y amenazaron de muerte al autor. Pero la novela también tenía sus seguidores, y las condiciones de los migrantes comenzaron a mejorar después de la protesta pública generalizada. Steinbeck, un golpista.

 

 

 

 

Posteos Relacionados