Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Incunables: esos tesoros únicos

 

Sí, tal cual suena: sin cuna. Los libros incunables son los que, como su nombre indica (incunabulae, «en la cuna» en su latín original), fueron impresos en el período considerado la cuna de la imprenta; esto es antes del año 1500. Son objetos exclusivos, por supuesto y su valor alcanza cientos de miles de dólares. 

 

POR BENJAMÍN LOMBARDO

 

Estrictamente, entonces, los incunables refieren a ese período. Los incunables son los libros impresos tras el invento de Gutenberg y el día de Pascuas de 1501, ya que entonces el año empezaba en esas fechas. Aunque hoy puedan referir como tales a libros muy antiguos que quizá daten del siglo XVII, por ejemplo, pero es faltar a su sentido etimológico. Se calcula que se hicieron unos 35.000 ejemplares gracias al trabajo de 1.200 imprentas en una red europea de impresores que llegó a extenderse por más de 250 ciudades.

Es muy interesante, entonces, su etimología ya que tiene que ver con que los libros aún estaban en pañales y hace referencia a esa primera infancia de la técnica de imprenta. También se consideran incunables hojas sueltas o imágenes impresas antes de 1501, no así a los manuscritos, por supuesto. Es tan inusual el hallazgo de estos ejemplares que solo pueden ser verificados por expertos y dada la fragilidad de su estado, apenas removidos y observados de manera muy especial. La progresiva difusión de la imprenta aseguró una gran variedad de textos y de estilos. Muchos tipos fuente fueron modelados a partir de las formas de escritura locales y derivaron de las diversas formas de escritura gótica o, particularmente en Italia, provenían de manos de humanistas. Las tipografías humanistas se utilizan aún actualmente, con apenas cambios, en formato digital.

Desde siempre en la historia, las grandes concentraciones de movimientos sociales comienzan en la urbe, la ciudad principal de una comarca, habitualmente un puerto como entrada de mercancías. También es estos centros urbanos se encontraban los nobles de la época, los académicos, eclesiásticos y gente con poder que tenía acceso a la lectura, que sabemos, era una minoría. Ellos fueron los usuarios de este nuevo invento que era la imprenta. La escritura era en latín, por supuesto como herencia de la tradición medieval pero a partir de la impresión más masiva de libros, lo que abarataba los costos, pasaron a usarse otras lenguas e inclusive empezaron a hacerse las primeras traducciones. El impacto de la invención de la imprenta fue tal que la producción de libros durante estos primeros cincuenta años fue mayor que en los mil años precedentes. El trabajo de impresor se especializó y algunas imprentas dejaban su marca de agua en las ediciones. 

El primer libro impreso en español que se conserva es el Sinodal de Aguilafuente, manufacturado por Johannes Parix de Heidelberg en 1472, que contiene unas actas de una reunión celebrada en Aguilafuente, Segovia. Otros incunables españoles de gran valor son la Biblia (impresa en valenciano en Valencia en 1478), Los dotze treballs de Hèrcules de Enrique de Villena (Zamora, 1483), Tirant lo Blanc de Joanot Martorell (Valencia, 1490), Gramática de la lengua castellana de Antonio de Nebrija (Salamanca, 1492) y la primera edición de La Celestina de Fernando de Rojas (Burgos, 1499).

Cuáles son las características principales

Estaban los incunables xilográficos, previos a los tipos móviles metálicos que se imprimían usando planchas de madera fija. Estos se abandonaron debido a la mayor versatilidad de los tipos móviles frente a la rigidez de la madera. Los primeros impresos, de 1460 al 1480, son muy escasos y valorados. Libros posteriores a 1501, cuando ya la imprenta era común por toda Europa, han sido datados de manera errónea y considerados como incunables, hasta que un examen más detallado ha descubierto que no eran tales. De hecho, hay varias características que son propias de la época y que pueden, a simple vista, demostrar si un libro es un incunable. Por ejemplo, un incunable carece de letras iniciales impresas, ya que se dejaba un hueco en blanco para que un ilustrador las dibujara. Esto cambia una vez mejora la composición de las páginas y la creación de tipos especiales, más grandes y decorados muy pomposamente. Otro detalle es la falta de numeración de las páginas, el texto se imprimía de manera corrida, sin divisiones ni capítulos. Apenas se podía apreciar el cambio de una parte a otra, con párrafos separados por signos.

En nuestro país contamos con 29 incunables en la Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Córdoba y otros 21 ejemplares en la Biblioteca Nacional. Estremece estar enfrentado a este tipo de obra ya que resultan verdaderas reliquias arqueológicas que datan la intención del hombre por expandir la cultura, procesar el conocimiento, definitivamente, una humanidad mejor.

 

Summa angelica de casibus conscientiae
Angelus De Clavasio

Edición príncipe (primera edición impresa) de la famosa «Summa», trabajo al que se oponía Lutero. Primer y único libro impreso en Chivasso en el S.XV.
Año de publicación: 1486

Legenda Aurea Sanctorum
Jacques de Voragine

Libro escrito en latín por Jacques de Voragine entre 1261 y 1266, que narra la vida de 180 santos y mártires cristianos, así como algunos episodios de la vida de Cristo y la Virgen.
Año de publicación: 1488

Etymologicum magnum graecum
Marcus Musurus

Primera edición, considerada un importante hito en la historia griega de la impresión, pensada como una guía para los lectores de Homero. Una espléndida producción y una pieza excepcional de la era de los incunables.
Año de publicación: 1499

Liber cronicarum cum figuris et ymaginibus
Schedel Hartmann

Excelente primera edición de la primera enciclopedia ilustrada. Un retrato exhaustivo del conocimiento geográfico e histórico. Conocido como las Crónicas de Nuremberg, un ejmplar representativo del siglo XV.
Año de publicación: 1493

Peregrinatio in terram sanctam
Bernard von Breydenbach

Edición muy rara y antigua del primer libro de viajes ilustrado, contiene el primer registro moderno de la Tierra Santa y se trata de uno de los libros más destacados y populares de su época.
Año de publicación: 1490

Malleus maleficarum
Institoris – Sprenger

El Malleus reposa sobre los estrados de cada juez, en el escritorio de cada magistrado. Fue la suprema, irrefutable e indiscutible autoridad. Aceptado tanto por la legislatura católica como protestante. Uno de los libros más importantes y sabios del mundo.
Año de publicación: 1494

Scrutinium scripturarum
Paulus de Sancta Maria

Paulus de Burgos fue un Judío español convertido al Cristianismo que llegó a ser arzobispo. Un año antes de su muerte escribió este libro, el cual es un diálogo entre Saul, un judío, y Paul, un cristiano.
Año de publicación: 1470

De Bello Judaico
Joseph Flavius

Los trabajos de Josephus aportan información crucial sobre la primera guerra Judío-Romana y fueron también una importante fuente literaria para entender el contexto de los pergaminos del Mar Muerto. Josephus ofrece información sobre individuos, grupos y lugares geográficos.
Año de publicación: 1480

 

Vaya aquí el listado completo de incunables del mundo concentrados en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

  • Biblioteca Estatal de Baviera, en Múnich, con 18.550 volúmenes,
  • Biblioteca Británica, con 12.500 volúmenes,
  • Biblioteca Nacional de Francia, con 12.000 volúmenes,
  • Biblioteca Vaticana, con 83.000 volúmenes,
  • Biblioteca Nacional de Austria, en Viena, con 8.000 volúmenes,
  • Biblioteca Nacional de Rusia, en San Petersburgo, con 7.000 volúmenes,
  • Biblioteca del Lander de Stuttgart, con 7.000 volúmenes,
  • Biblioteca Huntington, con 5.600 volúmenes,
  • Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, con 5.600 volúmenes,
  • Biblioteca Bodleiana, en Oxford, con 5.500 volúmenes,
  • Biblioteca Estatal de Rusia, en Moscú, con 5.300 volúmenes,
  • Biblioteca de la Universidad de Cambridge, con 4.600 volúmenes,
  • Biblioteca John Rylands, con 4.500 volúmenes,
  • Biblioteca Estatal, en Berlín, con 4.400 volúmenes,
  • Biblioteca de la Universidad Harvard, con 3.600 volúmenes,
  • Biblioteca Nacional de España, en Madrid, con 3.300 volúmenes,
  • Biblioteca de la Universidad Yale, con 3.100 volúmenes y otros 425,
  • Koninklijke Biblioteek, con 2.000 volúmenes,
  • Stiftsbibliothek St. Gallen, con 1.650 volúmenes,
  • Biblioteca Colombina, en Sevilla, con 1.300 volúmenes,
  • Biblioteca Universitaria de Illinois, en Urbana-Champaign, con 1.130 volúmenes.
  • Biblioteca Nacional de México, con 168 incunables,
  • Biblioteca Nacional de Brasil, con 150 incunables,
  • Biblioteca Nacional de Colombia, con 48 incunables,
  • Biblioteca Nacional de Chile, con 37 incunables,
  • Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, con 37 incunables,
  • Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina, con 29 incunables,
  • Biblioteca Nacional de Argentina, con 21 incunables,
  • Biblioteca Histórica José María Lafragua de la BUAP de Puebla (México), con 17 incunables,
  • Archivo Histórico del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario de Bogotá, con 13 incunables,
  • Biblioteca del Seminario Mayor de San José, en Bogotá, con 8 incunables,
  • Biblioteca Palafoxiana de Puebla (México), con 9 incunables,
  • Biblioteca Cervantina del Tecnológico de Monterrey (México), con 7 incunables
  • Biblioteca Nacional de Venezuela, con 5 incunables,
  • Biblioteca México José Vasconcelos, con 5 incunables,
  • Biblioteca General Ramón de Zubiría de la Universidad de los Andes (Bogotá), con 5 incunables,
  • Biblioteca de la Universidad de Guadalajara en México, con 4 incunables,
  • Biblioteca Nacional de Perú, en Lima, con 3 incunables,
  • Biblioteca del Instituto Nacional «Don Juan Nepomuceno Espejo», en Chile, con 3 incunables.
  • Biblioteca General de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, con 1 incunable.
  • Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero en Cúcuta con 1 incunable.
  • Museo Luis Alberto Acuña, en Villa de Leyva (Colombia), con 1 incunable.
  • Biblioteca Pública de la Universidad Nacional de San Luis Potosí (México), con 1 incunable
  • Biblioteca de la Abadía Benedictina de la Santísima Trinidad de las Condes, Santiago de Chile, con al menos 1 incunable
  • Seminario Nacional de Nuestra Señora de los Ángeles en Costa Rica, con 1 incunable.
  • Biblioteca Nacional de El Salvador «Francisco Gavidia» de San Salvador, en la Colección Lambruschini, con al menos 1 uncunable.
  • Biblioteca de la Universidad de Montevideo, con 1 incunable.

 

 

Posteos Relacionados