Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Caetano Veloso y sus letras

 

Pocos días antes de su desembarco en el Gran Rex, revisamos sus dos libros y celebramos la inminente edición de Verdad Tropical a través de Marea Editorial. El 19 y el 20 de este mes, el cantante se presentará en el Teatro Gran Rex y en Estación Libro repasamos su escritura. Un artista fundamental a la hora de exaltar la cultura brasileña, Veloso tiene un caudal literaria tan importante como el musical. Lean.

 

 

 

 

 

POR MARTÍN E. GRAZIANO

 

El que avisa no traiciona. En el prólogo de Verdad tropical (1997), Caetano Veloso hizo dos movimientos en uno y dejó servida la advertencia en plato de oro. “Una de las razones por las que durante tanto tiempo dudé en aceptar escribir este libro fue el temor a que lo que pudiese decir en él –y el modo en que lo hiciera- fuese demasiado complicado para alguien que se aproxima a una obra sobre música popular, y demasiado cercano a la música popular para quien está dispuesto a leer textos complicados. Pero, incluso sin superar esta incertidumbre –y preguntándome aún cuando escribía muy motivado a quién podría interesarle un libro así-, decidí no prestar una atención desmedida al temor de parecer pretensioso o desproporcionado (o, quién sabe, excesivamente modesto y preciso) y atenerme al hecho de que los libros deben ser escritos para aquellos a los que les gusta leer libros”. 

 

Sin embargo, una parte de los lectores e incluso de cierta crítica especializada se mostró avasallado por el despliegue. Las primeras páginas, por ejemplo, eran una suerte de ensayo sociocultural sobre el origen de Brasil: sobre el destino encriptado en el mito del gigante. Como si preparara juiciosamente el blanco para después, a lo largo de cientos y cientos de páginas, clavarse en esa historia como una flecha. Ahora entendíamos todo. Así que Caetano tenía un superpoder. Una hiperconciencia: era un artista prodigioso (eso lo sabíamos) parado sobre un crítico cultural de fuste (eso no lo sabíamos). Dicho así suena como un plomazo. Como el devaneo intelectual de un egomaníaco. Pero, atención, Caetano es brasileño y uno de sus leit motivs es elocuente: “Todo esfuerzo en dirección a ningún esfuerzo”.

 

Como si fuera una novela de Puig, su infancia en el pueblo de Santo Amaro Da Purificação es un derroche de oído y sensibilidad popular. Todo lo que es plausible de suceder tiene lugar en aquella casona familiar de la rua do Amparo, donde los niños rezan para que la muerte no los pille en el sueño y los adolescentes se enamoran y escuchan por primera vez a Joao Gilberto. Donde una tía canta devotamente en el coro de la iglesia y la otra, cansada de la ordinariez de su destino, le dice al niño Caetano: “Hijo, me gustaría vivir en París y ser existencialista”.

 

Así, entre sus viajes a Río y los primeros escarceos con el mundo del arte, panea la fundación del Tropicalismo y su propia implosión. El camino es doloroso y jovial. Con tramos en riguroso blanco y negro (la muerte del estudiante Edson Luis, la cárcel, el exilio, etc.) y otros en technicolor (el amor, la psicodelia, la música, etc.). Su espíritu es colectivo y las reflexiones nunca abandonan una saludable autocrítica. Los retratos, por otro lado, son minuciosos y de orden poético. Arnaldo Baptista y Rita Lee, por ejemplo, son pintados a mano alzada: “Eran novios desde la infancia y todo lo que los rodeaba tenía un sabor, a la vez, anárquico y recatado. Ella era bellísima, y su evidente lado norteamericano le daba un aspecto en el que se mezclaban la libertad y el puritanismo”, dice Veloso.

 

Aunque buena parte de los textos fueron escritos en diferentes situaciones, Verdad tropical se lee como una obra integral. No es el caso de El mundo no es chato (Companhia das Letras, 2005), el libro compilado y prologado por el poeta Eucanaã Ferraz: una miscelánea que reúne manifiestos, liner notes de discos propios y ajenos, intervenciones públicas, prólogos, programas de shows y artículos publicados en la prensa sobre los temas más peregrinos. Desde la belleza de su hermana María Bethania hasta la identidad pernambucana, pasando por sus películas favoritas y las playas del Mediterráneo. Su status de cajón de sastre no es un defecto. Es una invitación a comenzar a comer este pastel redondo por donde uno quiera. 

 

Traducida por Florencia Garramuño y Álvaro Fernández Bravo, la edición de Marea Editorial se ocupa de sanear nuestros baches de la cultura brasileña con oportunas notas al pie. Y, tal como sucede en Verdad tropical, pocas veces estuvo más justificado el índice onomástico. La galería de nombres es una constelación que, vista con cierta perspectiva, dibuja el rostro del autor: el cineasta Glauber Rocha, Clarice Lispector (sus llamadas telefónicas son un momento de feliz intimidad), Oswald de Andrade, Tom Ze, Helio Oiticica, Gal Costa, Paulo Leminski, Torquato Neto. Entre tantas memorias egocentristas, los libros de Caetano funcionan como un diario de viaje caleidoscópico: una historia coral de la cultura brasileña cantada por las mil voces del mismo intérprete. 

 

Desde su publicación, El mundo no es chato es un must de ferias y sitios especializados. No es el caso de Verdad tropical, descatalogado durante muchos años y vendido a precios imposibles en el mercado de usados. Hasta ahora. Su inminente edición argentina es una gran noticia: un gesto de justicia poética de Marea Editorial que, en algún punto entre los conciertos en el Gran Rex y fin de año, llegará a las librerías. El que avisa no traiciona. 

 

*Pueden comprar los libros de Caetano Veloso haciendo click aquí.

 

Posteos Relacionados