Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Biblioterapia, la única solución

 

«Los lectores habituales duermen mejor, tienen niveles de estrés más bajos, mayor autoestima y tasas más bajas de depresión que los que no leen», según un artículo fascinante en The New Yorker que discute la práctica poco conocida de la biblioterapia, o la lectura para fines terapéuticos. Otra forma de terapia, sí, y al alcance de la mano. Qué mejor para estos días.

 

 

 

POR VICTORIA MANSILLA

 

«Se ha demostrado que la lectura pone nuestros cerebros en un estado agradable de trance, similar a la meditación, y trae los mismos beneficios para la salud de la relajación profunda y la calma interior», detalla el informe. Por supuesto, nosotros, que hemos amado leer un buen libro desde que tenemos memoria, no nos sorprenderá saber que leer es bueno tanto para nuestra salud mental como física.

 

Pero exactamente por qué es esto y cómo podemos usarlo mejor es la cuestión y ahí es donde entra en juego el concepto de biblioterapia. Y puede tomar muchas formas, desde trabajar individualmente con un terapeuta que recomienda lecturas específicas basadas en sus objetivos emocionales hasta cursos de literatura y grupos de lectura a medida para personas mayores que padecen demencia senil, por ejemplo. Quizás la forma más fácil de relacionar, sin embargo, es la biblioterapia «afectiva», que aboga por el poder restaurador de la lectura de ficción.

 

 

La práctica se remonta a la antigua Grecia: sobre la entrada de una biblioteca en Tebas, rezaba una oración donde aseguraba que éste era un “lugar de curación para el alma». Sí, es un acto solitario la lectura… ¿Y acaso por eso alejados de la felicidad? Pensarse en la esquina de una biblioteca oscura puede llevarnos a la paz absoluta. «Hemos comenzado a mostrar cómo se produce la identificación con personajes de ficción, cómo el arte literario puede mejorar las habilidades sociales», dijo el profesor de psicología cognitiva de la Universidad de Toronto, Keith Oatley, a The New Yorker. Los estudios han demostrado que «leer ficción literaria (en lugar de ficción popular o no ficción literaria) mejoró los resultados de los participantes en pruebas que midieron la percepción social y la empatía, que son cruciales para la ‘teoría de la mente’: la capacidad de adivinar con precisión lo que otro ser humano podría estar pensando o sintiendo «. Entonces, eso lo resuelve: 

 

Vale que hay libros expresamente pensados para la, digamos, elaboración, de la felicidad. Los hábitos de un cerebro feliz de Loretta Graziano Breuning (Obelisco), donde se apela a la química y su entendimiento para aplicarla en el día a día; La ciencia de la felicidad de Sonya Lyubomisrky (Urano) o Psicología Positiva de Alan Carr (Paidós) y hasta apelar directamente a la meditación para lograrlo con El secreto de una felicidad auténtica de Sharon Salzberg (Oniro).

 

Ahora bien, si vamos a buscar el efecto real de la biblioterapia, lo mejor sería proyectar en personajes, algún sentido de nuestra capacidad afectiva y ver dónde y con quién nos representamos. ¿Nos volvemos una furia cual Heathchliff cuando nos enojamos? ¿Nos reconforta un espacio como el viaje de Alicia? ¿Cuánto miedo enfrentamos por la calle (quizá observando una alcantarilla y ver “eso”?

 

No hay excusas para la terapia psicológica, tenemos una biblioteca entera frente a nuestras manos. Leer ficción es un gran regulador de la ansiedad que nos desenchufa del día en el momento ideal: la lectura antes de dormir.

 

Posteos Relacionados