Estación Libro
EXPLORAR LIBROS - data-src=
TODOS LOS AUTORES - data-src=
TODAS LAS EDITORIALES - data-src=
EXPLORAR LIBROS - data-src=

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

#Destino Cuentos: los más leídos

En ESTACIÓN LIBRO cuidamos a nuestros lectores como si fueran familia porque es nuestra intención hacerles llegar lo mejor de la literatura. Los cuentos son una buena forma de hacerlo y lo hacemos con mucho amor. Esto son algunos, apenas, de los más leídos.

 

 

 

«Manos», un cuento de Elsa Bornemann. Manos, un cuento del libro Socorro de la inolviable Elsa Bornemann. Un cuento de miedo, como pedíamos de niños, una infancia donde la Bornemann tuvo tanto que ver. Una escritora incansable, envalentonada por su amor a los más chicos a quienes llenó de historias y fantasía. Este cuento en particular, habla de la amistad, el afecto de los abuelos y las noches de fantasmas, como todo lo que nos traspasa en la infancia.

 

«El libro de arena», un cuento de Jorge Luis Borges. Despojado de supersticiones -al contrario, si lo conocemos bien a Borges, creemos que se acercaría motu proprio-, El libro de arena es el cuento núnero trece (y el que cierra) su obra homónima. Publicado en 1975, este cuento en particular, la afiebrada imaginación del autor lo lleva a crear un libro que al dar vuelta la página, no se puede dar volver atrás, un libro infinito.

 

 

«El chico sucio», un cuento de Mariana Enriquez. Qué la hace única a la Enriquez, se preguntará el lector. Porque es brillante y oscura, tal vez. O porque en su propia cartografía trazada, el terror es una travesía más de tantas, una herramienta como engranaje entre las partes. El horror resulta de una belleza estética tal que hacen de la literatura un acto de superación. “El chico sucio” es uno de los cuentos de Las cosas que perdimos en el fuego (Anagrama, 2016), quizá el más escalofriante.

 

«Algunos escritores famosos que he conocido», un cuento de Graham Greene. Greene tenía siempre a mano en su mesa de luz, lápiz y papel para anotar sus sueños. Había pedido a su compañera Yvonne Cloetta que preparara para imprenta el diario de lo que él llamaba su «mundo propio». Un diario de más de 800 páginas iniciado en 1965 y concluido en 1990, del que en los últimos meses de su vida hizo una sucinta y rigurosa selección. Aquí el relato con los autores que no conoció.

 

«La chica más guapa de la ciudad», un cuento de Bukowski. «La chica más guapa de la ciudad» es uno de los cuentos de Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones publicado en 1978 por Charles Bukowski. Todos los elementos bukowskianos se hacen presentes en el relato: el alcohol, la soledad, el amor, la muerte, la inconformidad y el sexo, siempre el sexo. Y esa pluma suya tan única.

«Vendrán lluvias suaves», un cuento de Ray Bradbury. «Vendrán lluvias suaves», pronostica el maestro de la novela distópica. Las horas como puntapie a locas historias donde deambulan poéticamente animales, fuegos y bibliotecas. Este maestro de la ciencia ficción da clase de cómo escribir un gran cuento en este texto. Este cuento de Crónicas marcianas de Bradbury dice tanto de estos tiempos que abruma.

“Revolución”, un cuento de Slawomir Mrozek. Este cuento de Slawomir Mrozek pertenece a su obra La vida difícil con traducción de Bozena Zaboklicka y Francesc Miravitlles para Acantilado. El escritor polaco (1930-2013) fue un maestro de lo breve y del humor negro. Su narrativa, demostrada en este texto que compartimos, plantea una visión crítica del mundo contemporáneo, y se sustenta en lo insólito, sorprendente y paradójico.

«El almohadón de plumas», un cuento de Horacio Quiroga. Horacio Quiroga, nacido en Uruguay en 1879 y muerto en Argentina en 1937, fue nuestro Edgar Allan Poe. Su narrativa, basada en la naturaleza y los terrores que surgen de ella, ha estremecido generaciones e inspirado a tantas otras. «El almohadón de plumas», extraído de Cuentos de amor, de locura y de muerte (1917) es digno ejemplo de lo detallado.

 

 

«La regadera misteriosa», un cuento de María Elena Walsh. Walsh (1930/2011) fue un paso elemental en la infancia de muchas generaciones. Y lo seguirá siendo gracias a esa imaginación sin par y ese amor por niños y niñas que profesaba en cada escrito suyo. La recordamos en Estación Libro con este extraordinario cuento.

 

 

«Un ojo desaparecido», un cuento de Mijail Bulgakov. Un médico muy inseguro de sus actos, la nieve rusa, la angustia existencial. Todos elementos de Mijaíl Bulgákov (1891/1940) en este cuento tan propio del ucraniano. Su obra más destacada y gran influencia de destacados autores y artistas en general, El maestro y Margarita, fue un éxito literario absoluto del que no llegó a saberlo: murió antes de su publicación. Escritor, dramaturgo y médico, el prolífico autor tiene, por igual, cantidad de novelas, cuentos breves y obras de teatro. Su especialización en medicina le sirvió de inspiración.

«Muerto en Resaca», un cuento de Ambrose Bierce. Bierce no es solamente el Diccionario del Diablo. El escritor norteamericano (1842/1914) fue un genio satírico. Filoso, analítico, todo se traduce en su obra. La guerra, su propia realidad a la época, se ve en sus títulos y este cuento no falta a ello. Se unió a las tropas rebeldes de México para ser parte de la revolución de ese país y nunca más se lo volvió a ver.

«El marido cura», un cuento del Marqués de Sade. Sade (1740-1814), nacido como Donatien Alphonse François de Sadeen París, fue un filósofo y escritor francés que revolucionó a la sociedad con sus escritos «inmorales». El sexo y la violencia en su narrativa traía aparejado una vuelta filosófica que apenas pudo ser apreciada en su época. Su provocación y sucesión de escándalos sociales lo llevaron a la cárcel pero nada le fue ajeno y escribió sobre cada circunstancia de su vida. Para ejemplo, este cuento.

«El rastro de tu sangre en la nieve», un cuento de García Márquez. «-Imagínate -dijo: -un rastro de sangre en la nieve desde Madrid hasta París. ¿No te parece bello para una canción?». Lo bello del cuento del colombiano es el amor de Nena Daconte, la pureza nívea de la nieve, y esa ilusión de viaje vuelto infierno. Incluido en sus Doce cuentos peregrinos (Sudamericana), Gabriel García Márquez hace gala una vez más de su sensibilidad.

«Dejar a Matilda”, un cuento de Alberto Moravia. Moravia es un escritor tan prolífico que difícilmente alguien haya logrado leer toda su obra. Realista, crítico de la hipocresía social, sus trabajos como autor y periodista dan cuenta de su pensamiento. En este cuento, Giulio quiere dejar a Matilda, y su propio deseo lo lleva a confines insospechados.

Posteos Relacionados