Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

La vida secreta del rock argentino

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Marcelo Fernández Bitar, reconocido periodista especializado en música, despunta otra vez con nuevo libro (Sudamericana). Aquí se mete por la parte de atrás del escenario y consulta con figuras que tanto han sumado a la escena local de rock. Managers como Mundy Epifanio, músicos como Richard Coleman, ingenieros en sonido como Adrián Taverna, productores como los Ohanian y Grinbank nos acercan la otra cara de la organización y los vericuetos del rock local. Aquí un fragmento.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

Un aspecto poco conocido en la historia del rock en Argentina es el vertiginoso avance técnico que hubo en la producción de recitales durante la década del 80. Ocurrió a la par de la popularidad masiva a nivel nacional, la exportación hacia Latinoamérica de los artistas más grandes y la llegada al país de figuras internacionales de primera línea.

Basta con hacer memoria y comparar imágenes de los primeros conciertos de rock en el estadio Obras con los grandes shows en River menos de diez años después. La comparación es mucho más impresionante si se observan películas y fotos de los legendarios festivales de comienzos de los años 70, como B.A. Rock. Incluso el por entonces espectacular “Adiós Sui Generis” en el Luna Park hoy parece una suerte de acto de colegio secundario, con unas nubes de cartón colgando del techo.

Quizás esa línea de tiempo podría resumirse con Seru Giran en una punta y las visitas de Sting/Tina Turner en la otra. La diferencia en sonido, luces y escenario es tremenda, y se ha escrito y hablado poco al respecto.

No solo se trata de cuestiones técnicas, sino también del puñado de héroes anónimos que hay detrás de escena, los que acompañaron el crecimiento del rock local con pasión, entusiasmo desbordante, amor por su profesión y por la música, con ganas de lograr un nivel internacional en lo suyo. Todos fueron autodidactas, ya que no había escuelas ni cursos de ningún tipo para estudiar siquiera lo más básico. A lo sumo podían aprender mirando revistas que llegaban meses después de su publicación u observando el trabajo de sus pares extranjeros cuando llegaban al país. Dieron forma a un oficio que prácticamente no existía y sentaron las bases para el alto nivel de profesionalismo actual.

Así surgen nombres legendarios, como Robertone, Starc o Quaranta, pero hay muchos más. Igualmente clave fue la labor de managers y productores como Ohanian y Grinbank, entre otros, que a cada paso en su carrera contribuyeron a levantar la vara y sentirse a la par de sus colegas de Estados Unidos e Inglaterra, luego diseminando lo aprendido por toda Latinoamérica.

Todos ellos rodean los tremendos éxitos de la época de oro de figuras como Spinetta, Charly, Soda Stereo y Pappo. Contra viento y marea, sorteando las periódicas crisis económicas, lograron que todo el panorama local creciera y sentara las bases para el fenómeno actual del rock en Argentina. Y por supuesto que en cada una de sus historias aparecen anécdotas fascinantes, inesperadas y hasta graciosas. Es la vida secreta del rock, donde las glorias y los bloopers ocurrían sin pausa, a veces sin dormir, mientras el público agradecía que cada vez se pudiera ver y escuchar mejor.

El camino hasta este libro nació justamente de esa pequeña hipótesis de trabajo: investigar cómo se dieron tantos avances en diferentes frentes y todos de manera sostenida. Un nombre llevó a otro y así se dieron los sucesivos reportajes durante el último año. Todos aceptaron con ganas las charlas; el agradecimiento hacia ellos es tan importante como las disculpas para quienes involuntariamente no aparecen mencionados.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados