Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Breve historia de la arqueología

En Breve historia de la arqueología, Brian Fagan (Biblioteca Nueva, Colección de Yale University Press) narra los asombrosos descubrimientos de los mayores arqueólogos del mundo: tumbas egipcias, ruinas mayas, las primeras colonias europeas en Norteamérica, los misterios de Stonehenge, los sobrecogedores eventos de Pompeya y muchos otros. A lo largo de cuarenta breves capítulos, Brian Fagan cuenta la evolución de la arqueología desde sus orígenes en el siglo XVIII hasta sus mayores avances tecnológicos en el XXI.

 

 

 

POR BRIAN FAGAN

 

Como un cañón gigante, el monte Vesubio entró en erupción en Italia el 24 de agosto del año 79 d.C. Del volcán emanó una enorme fuente de cenizas, lava incandescente, rocas y humo. El día se hizo noche. La ceniza caía como nieve pesada, cubriendo las ciudades cercanas de Herculano y Pompeya.

Alrededor de medianoche, una avalancha de gases, lodo y rocas ardientes bajó por las laderas de la montaña y cayó como una cascada sobre las dos ciudades romanas. Herculano desapareció por completo. En Pompeya solo se asomaban los techos de los edificios más altos entre los detritos volcánicos. Cientos de personas perecieron. Plinio el Joven, quien fue testigo ocular, escribió: «Podías escuchar los chillidos de las mujeres, el llanto de los niños, los gritos de los hombres». Después, hubo silencio.
Muy pronto, la zona en la que estaba Pompeya pasó a ser un montículo con hierbas. Pasaron más de dieciséis siglos antes de que alguien se adentrase de nuevo en las dos ciudades sepultadas. En 1709, un campesino descubrió una pieza de mármol esculpido, mientras cavaba un pozo en la cima de Herculano. Un príncipe de la región mandó a sus trabajadores a excavar bajo tierra. Estos encontraron tres estatuas de mujeres intactas. El azaroso descubrimiento desencadenó una búsqueda del tesoro en el corazón de la ciudad enterrada. De este fortuito saqueo de restos romanos enterrados bajo ceniza volcánica emergió la ciencia de la arqueología.

Faraones colmados de oro, civilizaciones perdidas, aventuras heroicas en países remotos —mucha gente todavía cree que los arqueólogos son aventureros románticos que se pasan la vida en excavaciones de pirámides y ciudades perdidas. Actualmente, la arqueología es mucho más que expediciones peligrosas y descubrimientos espectaculares. Puede que haya comenzado como búsqueda del tesoro —y, desgraciadamente, el saqueo aún acompaña las investigaciones arqueológicas serias de la actualidad. Sin embargo, la búsqueda de tesoros no es arqueología verdadera, ya que solo persigue excavar veloz y despiadadamente con un solo objetivo: descubrir objetos valiosos para venderlos a coleccionistas pudientes. Comparemos esta práctica con la arqueología, el estudio científico del pasado, del comportamiento humano a lo largo de tres millones de años.

¿Cómo pasó la arqueología de ser la búsqueda desordenada de hallazgos espectaculares y civilizaciones perdidas a la seria pesquisa del pasado que es ahora? Este libro cuenta la historia de la arqueología a través del trabajo de algunos de los arqueólogos más famosos, desde los observadores casuales de hace cuatro siglos hasta los minuciosos equipos de investigación de hoy día. Muchos arqueólogos pioneros fueron personajes pintorescos que pasaban meses trabajando solos en países lejanos. En algún momento de su vida, todos ellos desarrollaron una fascinación por el pasado. Uno de los primeros estudiosos se refirió a la arqueología como una «curiosidad retrospectiva». Tenía razón. La arqueología es la curiosidad por lo que hemos dejado atrás.

Mi primer contacto con la arqueología fue cuando era un adolescente. Era un día lluvioso en el sur de Inglaterra y mis padres me habían llevado a Stonehenge (véase capítulo 38). Los megalitos en formación circular se elevaban como torres sobre nosotros. Nubes bajas y grises se arremolinaban en la penumbra. Caminamos entre las rocas (en esos tiempos se podía) y miramos con atención a los silenciosos túmulos en los montículos contiguos. Stonehenge me lanzó su hechizo, y desde entonces he estado fascinado con la arqueología.

Nació en mí el interés por la figura del británico John Aubrey (1626-1697), quien frecuentaba Stonehenge y descubrió otro impresionante círculo de megalitos cerca de Avebury, al entrar galopando en él durante una cacería de zorros en 1649. Aubrey indagó y meditó sobre Avebury y Stonehenge, se decía que los «antiguos britanos» los habían construido; pero ¿quiénes eran estos salvajes que usaban pieles? Eran, suponía Aubrey, «dos o tres grados menos salvajes que los [nativos] americanos».

Aubrey y sus sucesores sabían poco sobre el pasado de Europa antes de los romanos. Sin duda, aún había túmulos, círculos de megalitos y otros monumentos que les faltaba examinar; también, una maraña confusa de herramientas de piedra y objetos de barro y de metal que provenían de los campos arados y de las excavaciones ocasionales de zanjas rudimentarias en los túmulos (véase capítulo 9). Pero todo esto había pertenecido a pueblos desconocidos, no a romanos de una ciudad como Pompeya, enterrada en una fecha exacta que está registrada en documentos históricos.

En 1748, comenzaron las excavaciones formales en Herculano. El rey Carlos II de Nápoles encargó al ingeniero español Roque Joaquín de Alcubierre investigar las profundidades de la ciudad. Alcubierre usó pólvora y mineros profesionales para abrirse camino mediante explosiones y penetrar en la ceniza volcánica con el fin de descubrir edificios intactos y magníficas estatuas. El rey exhibió los hallazgos en su palacio, pero sus excavaciones se mantuvieron celosamente en secreto.

El estudioso alemán Johann Joachim Winckelmann (1717-1768) fue el primer investigador formal. En 1755, ocupó el cargo de bibliotecario para el cardenal Albani en Roma (quien le requirió que se convirtiera al catolicismo, para horror de sus amistades protestantes). Este cargo le permitió acceder a libros, así como a los objetos descubiertos por Alcubierre. No obstante, tuvieron que pasar siete años para que Winckelmann pudiera visitar las excavaciones secretas. En ese momento, contaba con un conocimiento inigualable del arte romano, más parecido al conocimiento de los arqueólogos modernos que al de sus contemporáneos. Él fue el primer estudioso en investigar los artefactos de las ciudades en sus posiciones originales.

Winckelmann señaló que estos objetos eran fuentes cruciales de información sobre sus dueños y sobre la vida cotidiana en tiempos romanos, sobre la gente del pasado. En una época de saqueo descontrolado esta era una idea revolucionaria. Desafortunadamente, Winckelmann nunca pudo comprobar sus teorías en sus propias excavaciones, pues en 1768, mientras esperaba un barco en Trieste, una banda de ladrones lo asesinaron por unas cuantas monedas de oro. Este notable estudioso fue el primero en establecer un principio básico de la arqueología: que todos los restos, por muy simples que parezcan, tienen una historia que contar.

A veces, las historias son peculiares. Una vez visité una aldea abandonada de la década de 1850 en África Central. La zona era un enjambre de cerramientos ganaderos en ruinas, piedras de molienda y fragmentos de vasijas. No parecía haber nada de interés hasta que recogí un hacha de piedra de quinientos mil años de entre la loza. Comprendí de inmediato que alguien tuvo que haber llevado el hacha a la aldea desde otro lugar, pues no había otras herramientas de piedra o signos de grupos humanos tempranos en los alrededores.

Probablemente, esa fue la primera vez que concebí las herramientas del pasado como narradoras de historias. Me imaginé a un aldeano, quizá a un niño, que levantó el hacha, extraordinariamente esculpida en piedra de río, a unos 8 kilómetros de distancia, y se la llevó a casa. En la aldea, la gente la vio, se encogió de hombros y la desechó. Quizá algún aldeano más viejo recordara haber encontrado un hacha similar en su juventud; entonces, quien la encontró se quedó con ella durante años. Había una historia ahí, pero desafortunadamente, se había desvanecido mucho tiempo atrás. Solo quedaba el hacha de piedra.

La historia de la arqueología comienza con la curiosidad de terratenientes y viajeros. Los europeos acaudalados a los que les gustaba el arte clásico a menudo partían en el «Grand Tour» a las tierras del Mediterráneo. Volvían cargados con obras de arte romanas y, a veces, griegas. Los terratenientes que se quedaban en sus casas comenzaron a hacer excavaciones en los montículos de sus propiedades. Al regreso de sus expediciones, podían exhibir orgullosamente sus «bastas reliquias de dos mil años». Los excavadores eran aficionados, gente sin ninguna formación en arqueología; sus ancestros eran anticuarios, como John Aubrey, que había indagado sobre Stonehenge.

La arqueología nació hace unos doscientos cincuenta años en una época en la que la mayoría de la gente creía en la creación bíblica. Las excavaciones arqueológicas a gran escala comenzaron cuando el diplomático francés Paul-Émile Botta y el viajero inglés Austen Henry Layard se dedicaron a la búsqueda de la ciudad bíblica de Nínive, que finalmente hallaron al norte de la actual Mosul, en Irak. Layard no era experto en excavaciones. Abrió túneles en los grandes montículos de Nínive y siguió la ruta de los muros tallados en el palacio del rey asirio Senaquerib, a lo largo de las profundidades subterráneas, en busca de hallazgos espectaculares para el Museo Británico. Incluso descubrió los surcos que dejaron las ruedas de los carros en las losas frente a las puertas del palacio.

Layard, John Lloyd Stephens, Heinrich Schliemann y muchos otros fueron destacados aficionados que descubrieron las civilizaciones más tempranas del mundo, descritas en los capítulos siguientes. Hubo otros aficionados que también indagaron sobre las hachas de piedra, los huesos de animales extintos y los cráneos de apariencia primitiva de los neandertales. Demostraron que el pasado humano se extendía mucho más allá de seis mil años (la cifra que la Iglesia cristiana había calculado a partir de de la Biblia, véase capítulo 7). Hasta finales del siglo XIX, los arqueólogos eran prácticamente desconocidos y, de hecho, la cantidad de arqueólogos profesionales alrededor del mundo era solo unos cientos, hasta unos años antes de la Segunda Guerra Mundial.

La arqueología gira en torno a las vidas humanas. Ningún otro hallazgo lo ha demostrado de mejor manera que la famosa apertura de la tumba del faraón egipcio Tutankamón, realizada por lord Carnarvon y Howard Carter en 1922. El meticuloso examen que llevó a cabo Carter de la tumba ofreció el retrato único de un hombre joven que vivió tres mil años atrás. Le costó ocho años completar el trabajo y murió antes de publicarlo. Desde entonces, los expertos han estudiado la vida de este casi desconocido faraón.
sus propiedades. Al regreso de sus expediciones, podían exhibir orgullosamente sus «bastas reliquias de dos mil años». Los excavadores eran aficionados, gente sin ninguna formación en arqueología; sus ancestros eran anticuarios, como John Aubrey, que había indagado sobre Stonehenge.

La arqueología nació hace unos doscientos cincuenta años en una época en la que la mayoría de la gente creía en la creación bíblica. Las excavaciones arqueológicas a gran escala comenzaron cuando el diplomático francés Paul-Émile Botta y el viajero inglés Austen Henry Layard se dedicaron a la búsqueda de la ciudad bíblica de Nínive, que finalmente hallaron al norte de la actual Mosul, en Irak. Layard no era experto en excavaciones. Abrió túneles en los grandes montículos de Nínive y siguió la ruta de los muros tallados en el palacio del rey asirio Senaquerib, a lo largo de las profundidades subterráneas, en busca de hallazgos espectaculares para el Museo Británico. Incluso descubrió los surcos que dejaron las ruedas de los carros en las losas frente a las puertas del palacio.

Layard, John Lloyd Stephens, Heinrich Schliemann y muchos otros fueron destacados aficionados que descubrieron las civilizaciones más tempranas del mundo, descritas en los capítulos siguientes. Hubo otros aficionados que también indagaron sobre las hachas de piedra, los huesos de animales extintos y los cráneos de apariencia primitiva de los neandertales. Demostraron que el pasado humano se extendía mucho más allá de seis mil años (la cifra que la Iglesia cristiana había calculado a partir de de la Biblia, véase capítulo 7). Hasta finales del siglo XIX, los arqueólogos eran prácticamente desconocidos y, de hecho, la cantidad de arqueólogos profesionales alrededor del mundo era solo unos cientos, hasta unos años antes de la Segunda Guerra Mundial.

La arqueología gira en torno a las vidas humanas. Ningún otro hallazgo lo ha demostrado de mejor manera que la famosa apertura de la tumba del faraón egipcio Tutankamón, realizada por lord Carnarvon y Howard Carter en 1922. El meticuloso examen que llevó a cabo Carter de la tumba ofreció el retrato único de un hombre joven que vivió tres mil años atrás. Le costó ocho años completar el trabajo y murió antes de publicarlo. Desde entonces, los expertos han estudiado la vida de este casi desconocido faraón.

Una historia mucho más humilde de un despeje de arena proviene de Meer, Bélgica, donde un grupo de cazadores acampó en el año 7000 a.C. Uno de los individuos se dirigió a una roca, se sentó y, con un trozo de sílex que él (o ella) traía consigo, elaboró algunas herramientas de piedra. Luego, un segundo individuo se unió a quien trabajaba la piedra y también hizo herramientas. El arqueólogo belga Daniel Cahen reunió cuidadosamente los residuos de la labor. La dirección de los golpes del martillo reveló un detalle muy íntimo: ¡el segundo trabajador era zurdo!

La arqueología moderna y científica no trata solo de encontrar yacimientos y excavar. Se desarrolla lo mismo en el campo que en el laboratorio. Nos hemos convertido en detectives que se basan en todo tipo de pistas minúsculas provenientes de muchas fuentes, con frecuencia muy inesperadas, para estudiar a la gente del pasado, ya sea un solo individuo, como un faraón egipcio, o una comunidad entera.

Como veremos, la arqueología comenzó en Europa y el mundo Mediterráneo. Ahora se ha vuelto una empresa global. Hay arqueólogos trabajando en África y Mongolia, la Patagonia y Australia. Las excavaciones rudimentarias de un siglo atrás se han convertido en procesos muy controlados y cuidadosamente planeados. Actualmente, no nos concentramos solo en un sitio individual, sino en paisajes antiguos enteros. Delegamos mucho en sistemas de teledetección por medio de láser, imágenes captadas por satélite y radares que penetran en el suelo para encontrar asentamientos y planear una excavación muy delimitada. Retiramos menos tierra en un mes de la que se movía en un solo día en la época de las primeras excavaciones. En colaboración con investigadores profesionales en Inglaterra, los arqueólogos aficionados han hecho descubrimientos notables gracias a los detectores de metal. Por ejemplo, un tesoro de 3.500 piezas de oro y plata anglosajonas que se halló en Staffordshire, en Inglaterra central, y que data del año 700 d.C. Esto es la arqueología moderna y científica, que investiga y excava en busca de información, no riquezas.

¿Por qué es importante la arqueología? Es la única manera que tenemos de estudiar los cambios en las sociedades humanas a lo largo de prolongados períodos de tiempo, durante cientos y miles de años. Le agregamos detalles fascinantes a la historia escrita, como el hallazgo del basurero de una fábrica de salsa del siglo XIX, descubierto durante un trabajo de excavación en el centro de Londres.
Pero la mayor parte de nuestro estudio está centrado en la historia humana antes de la escritura de la historia; es decir, la Prehistoria. Los arqueólogos están descubriendo el pasado de las sociedades africanas que florecieron antes de que los europeos llegaran. Estamos rastreando las primeras poblaciones de las islas remotas del Pacífico y estudiando el primer asentamiento de América. En algunos países, como Kenia, estamos escribiendo con pala las historias nacionales hasta entonces sin registro.

La arqueología nos define, sobre todo, como seres humanos. Revela nuestra ascendencia común en África y muestra las maneras en las que somos diferentes y similares. Estudiamos a gente de todas partes y en toda su fascinante diversidad. La arqueología es la gente.

El desarrollo de la arqueología es uno de los grandes triunfos de la investigación de los siglos XIX y XX. Cuando nuestra historia comenzó, todo el mundo suponía que la humanidad había estado en la Tierra solo seis mil años. Ahora, la escala temporal es de tres millones de años, y seguimos contando. Pero a pesar de toda la investigación formal que existe, aún nos maravillamos ante descubrimientos arqueológicos asombrosos y a menudo inesperados, que reviven el pasado: los guerreros de terracota del emperador chino Qin Shihuangdi descubiertos durante la perforación de un pozo (véase capítulo 31); una ciudad de tres mil años de antigüedad en el este de Inglaterra, destruida tan rápidamente por el fuego que un plato sin comer sobrevivió dentro de una olla (véase capítulo 40); o descubrir que hace dos millones de años algunos humanos eran zurdos. Estos son los descubrimientos que nos aceleran el pulso. Y cada día hay nuevos hallazgos.

Ahora, todos los actores están sobre el escenario, ya está a punto de levantarse el telón. ¡Que comience la función de la Historia!

Posteos Relacionados