Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

«Tengo un fetiche con el olor a papel», confiesa Hernán Casciari

 

Antes de su presentación en #FILBA11, hablamos con Hernán Casciari, un self made man. A cargo de su propia editorial, Orsai, el periodista detalla cómo logró sustraerse del entorno y ser su propio jefe. Un tipo apasionado, honesto con amor a las palabras. Esto le dijo a ESTACIÓN LIBRO.

 

 

 

 

POR MARTÍN SANZANO

 

 

 

Hernán Casciari recuerda perfectamente el día que decidió renunciar a todo. Fue el 18 de septiembre de 2010 y lo tiene grabado en la memoria porque ahí comenzó la etapa final de su metamorfosis. 

Casciari nació en Mercedes, provincia de Buenos Aires, hace 48 años. Es periodista, escritor, padre, fundador de la revista Orsai, hincha fanático de Racing y otras tantas cosas que se entremezclan y que podrían resumirse en una sola: un contador de historias.

El domingo 29 de septiembre, a las 20:30, será el encargado de cerrar el 11° Festival Internacional de Literatura (FILBA), y las entradas ya están agotadas. “Es un orgullo cerrar un evento literario tan prestigioso siendo un autor tan poco prestigioso… la verdad que se la jugaron”, dice Casciari en diálogo con ESTACIÓN LIBRO, y no evita filtrar algo de humor en sus palabras.   

Aquel 18 de septiembre de 2010 a Casciari le cayó una ficha. Las explicaciones pertinentes las dio unos días más tarde, a través de su blog, en una entrada que tituló “Renuncio”. Pero la decisión ya hablaba por sí sola: dejó de escribir sus editoriales en el diario La Nación de Argentina y El País de España, cortó los lazos con Editorial Sudamericana de Argentina, Grijalbo de México y Plaza & Janés de España, y sin darse mucho tiempo para pensar, se lanzó a la independencia. 

Hoy, a nueve años de aquel día, asegura: “Es muchísimo más rentable”. Y da algunos detalles sobre ese salto iniciático: “Había que aprender demasiadas cosas. Tenías que abrir mucho el Excel y muy poco el Word, convertirte en empresa exportadora, entender de impuestos. Pero después de esa prueba de fuego inicial es todo ventaja, todo. Sobretodo económicamente. Es muchísimo más rentable, además de la libertad y de todo lo que ya te imaginarás”.

Los lectores de Casciari no tienen otra alternativa que entrar a una página web para comprar los libros o la revista Orsai, porque sus productos no se encuentran exhibidos en librerías ni en tiendas chic, están alojados en la tienda online del propio autor, celosamente administrados, editados e impresos en papel, ese soporte al que siempre le auguran poco tiempo vida pero con el que Casciari siente un vínculo especial.

“Me gusta hacer cosas en papel porque me divierte. No sé lo que va a pasar de acá a diez años, no me importa en realidad, no soy gurú -asegura -. Me divierte ir al pie de imprenta y oler el papel. Me gusta la tinta, tengo una especie de fetiche con eso y sé que otras muchas personas también. A esas personas les vendo las cosas que hago. El resto lo levanta gratis, lo descarga y todo eso que se hace en internet”. 

Su capacidad para contar historias, no obstante, trasciende el formato papel. Es uno de los columnistas fijos en Perros de la Calle, el exitoso programa de radio Metro que conduce Andy Kusnetzoff, y desde este año su cara se volvió aún más conocida por aparecer en otro soporte al que le vienen contando los días. Casciari es el encargado de contar cuentos a la medianoche en el cierre del noticiero de Telefe y eso, como no podía ser de otra manera, lo hizo más popular.

“Ya van como 100 cuentos que vengo leyendo desde principio de año. Me ha empezado a leer otra gente completamente distinta a la que me leía –dice-. Ha entrado muchísima vieja y muchísimo viejo a mi página web que no saben manejar internet pero que quieren los libros. Me dicen que los van a buscar pero que no los encuentran en las librerías. Es muy divertido que te paren los viejos por la calle, son los que todavía ven la televisión de aire”.    

Si antes era un escritor regido por los deadlines y las ideologías de cada medio, hoy Casciari se mueve por donde lo dejen ser más o menos libre. Así fue como se juntó con el historietista Horacio Altuna, por ejemplo, para llevar adelante el espectáculo “Cuentos dibujados”, o como se animó a meterse en el mundo de los podcasts. Siempre a bordo de su curiosidad. 

 

 

 

 

“Soy un consumidor de contenidos muy curioso -se autodefine-. Cada vez que aparece una pelotudez nueva la uso, pero como consumidor, y se veo que es interesante entonces empiezo a usarla como generador de contenido. El futuro no es el podcast, es escuchar. Podcast le dicen los de Palermo pero en realidad se llama escuchar. Es que leer se está tornando muy complicado porque tenés que usar las dos manos y la vista. No podés cocinar si estás leyendo libro, no podés caminar, no podés manejar. En este momento en el que hacemos tres o cuatro cosas al mismo tiempo, leer es pedir demasiado. En cambio vos te ponés los auriculares y escuchás un libro. Y mientras tanto podés estar barriendo, cocinando, caminando arriba de la cinta, dándole la vuelta a la plaza, paseando al perro, acariciando a un hijo. Leer te lleva todos los recursos”.

Será por eso que sus columnas en Perros de la Calle son tan esperadas cada semana, por su facilidad para narrar sus propios relatos. Para ponerle voz a sus historias. “La gente que escucha la radio a la mañana es muy receptiva a que le cuenten historias. Por eso en el programa están (Eduardo) Sacheri, (Gabriel) Rolón, columnistas que tienen muchas cosas para decir. Me parece que Andrés (Kusnetzoff) sabe reunir a esa gente que puede contar historias y a esa hora de la mañana es necesario”, reflexiona Casciari.

Mientras responde las preguntas de ESTACIÓN LIBRO, intenta darle forma en el aire a su participación en el FILBA. Dice que tal vez seleccione algunos cuentos dramáticos, pero también avisa que por ahí, quién sabe, ese día se levanta con otro humor y elige los más chistosos. “Recital de cuentos”, así le llama a eso que hace cuando se sube a un escenario a leer, borrando una vez más los límites de géneros y formatos, dejándose guiar por esa libertad que abrazó del todo aquel 18 de septiembre de 2010, el día que nunca más olvidará. 

 

Posteos Relacionados