Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Instagram y libros: alianza para la búsqueda de nuevos lectores

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Estación Libro habló con las responsables de cinco de las cuentas de Instagram que están planteando nuevas maneras de intercambio sobre lecturas y libros. Quiénes son, qué las impulsa a llevar adelante estos espacios y qué devolución reciben del público que las sigue son algunas de las cosas que charlamos con las mujeres detrás de La Gente Anda Leyendo, Leer Argentinos, Sujeto y Predicado, Dime qué Lees y Agus Recomienda Libros.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row el_id=»padding-contenido» css=».vc_custom_1549998210668{padding-right: 40px !important;padding-left: 40px !important;}»][vc_column][vc_column_text el_class=»texto-contenido»]

 

 

 

POR GISELLE HIDALGO

 

Desde que Google nos modificó los hábitos con su buscador, cada vez más nos fuimos adentrando como sociedad en la búsqueda online de cualquier dato, producto o servicio. Esta búsqueda pasó a las redes sociales y hoy estamos en un fenómeno de alianza entre esta lógica y la búsqueda de nuevos lectores. Instagram parece ser el lugar ideal para encontrar recomendaciones de carteras, maquillaje, ropa y consejos de belleza pero, ¿y si pensamos en libros?

Si bien hay algunos varones que se están acercando a esta forma de compartir lecturas, los proyectos pioneros están llevados por mujeres. Hablamos con las responsables de cinco de ellos, pioneros que existen desde hace un año o año y medio: La Gente Anda Leyendo, Leer Argentinos, Sujeto y Predicado, Dime qué Lees y Agus Recomienda Libros. También hay otras cuentas en Instagram con un trabajo similar y alguna particularidad que las destaca como Booklosophie, que lleva adelante una agenda de actividades súper nutrida, Porqué Leer OK, que es además un canal de YouTube, En Busca de un Lector, Decime un Libro, Bitácora Bibliotecaria y varios más.

 

Los proyectos

 

Los perfiles de las mujeres que llevan adelante estas cuentas son también variados: desde una locutora y comunicadora como Maru Drozd (La Gente Anda Leyendo) hasta estudiantes o egresadas de la carrera de Letras como el resto de las bookstagramers con las que hablamos. 

 

 

“Mi nombre es Brenda Algozino, tengo 28 años, soy psicomotricista, docente y estudiante de Letras”, nos dice la responsable de @dimequelees, que “surgió hace casi cuatro años cuando caí en cuentas que leer se encuentra entre las actividades que más disfruto de mi día pero no tenía muchos lectores a mi alrededor para comentar las lecturas”. 

“Este proyecto lo hacemos entre dos amigas de toda la vida. Una de nosotras es Licenciada en Letras con formación en Educación y la otra es socióloga especializada en Ciencia de Datos”, nos dicen Candelaria y Victoria de Sujeto y Predicado. “Es un proyecto que consiste en una cuenta de Instagram (@sujetoypredicado) donde subimos libros, librerías y fotos de bibliotecas que nos gustan, y de un sitio que funciona como recomendador de libros: selecciona un libro entre aquellos que subimos a nuestro IG de acuerdo con el momento del lector/usuario”. 

“Aburridas de las lecturas más canónicas —dicen, empezamos a comprar mucho de editoriales más chicas o autores con pocas publicaciones y quisimos mostrar ese nicho de libros que valía la pena leer: no solo porque a veces es literatura más refrescante, sino que además al difundirla uno apoya editoriales con menos presupuesto y le da visibilidad a autores con menos promoción”. 

 

 

Según su creadora, Florencia Savarino, “@leerargentinos es un Instagram dedicado a la difusión de la literatura argentina actual y también sumamos un poquito de literatura latinoamericana. Reseñamos y recomendamos libros principalmente de editoriales independientes. Nos gusta la idea de generar un espacio de agite cultural para la literatura que no circula por las grandes cadenas libreras, aunque cada vez más -creo que por pedido de los lectores- estos libros van ganando lugar”. Florencia sumó al proyecto a Cecilia Di Tirro, que es productora audiovisual. “Entre las dos formamos un lindo equipo porque cada una tiene un recorrido y un conocimiento distinto como lectoras”. 

@agusrecomienda es Agustina De Diego y cuenta que su elección de la carrera de Letras tuvo como objetivo su formación como “lectora crítica para que eso afecte positivamente a mi escritura. Agus Recomienda se convirtió en la excusa para leer a esos autores que, además, me llevaban a otros. Luego, a esta especie de bitácora literaria se agregaron proyectos como clubs de lectura virtuales, podcasts, videos en YouTube, entrevistas a escritores, cobertura de eventos, entre otras cosas relacionadas con el mundo del libro”.

Todas estas cuentas de IG van derivando a una interacción en el mundo de carne y hueso. Ya sean encuentros con los seguidores, talleres o charlas. La Gente Anda Leyendo es el proyecto que más logró diversificar sus propuestas. Maru Drozd lo define como un “Recomendador de lectura random” y cuenta con la colaboración de Gonzalo Heredia, con quien lleva adelante charlas con escritores en su canal de YouTube, Sebastián Lidijover que lleva adelante su sección #FotoLocaDeLosViernes y la ilustradora Catania Pulvirenti. “Buscamos tender puentes entre lectores, autores, librerías y editoriales, y estimular a la lectura a través de las recomendaciones personales y la experiencia tanto de referentes del mundo artístico, social y cultural, como de lectores anónimos”, dice Maru.

 

Recomendaciones en redes versus crítica literaria en medios tradicionales

 

¿Por qué este espacio en redes es importante y en qué se diferencia, compite o no con la crítica literaria tradicional?

Maru Drozd: @lagenteandaleyendo y las cuentas que fueron surgiendo luego centradas en la lectura son valiosas desde el momento en que expanden y acercan ese mundo, lo nutren y lo multiplican. Y si hoy las redes son ese espacio en el que pasamos horas, por el que circulamos, donde la mayoría de los jóvenes está y por donde se mueve cada vez más la comunicación, es desde ahí que quise generar algo, dentro del teléfono, que dispara el mito de que “ya no se lee”. Las editoriales, librerías y hasta escritores que podían tener prejuicios con las redes también empezaron a llegar a ellas porque entendieron que es una gran herramienta de comunicación. Lo que hago no compite, sí convive y se complementa con la crítica literaria desde el momento en que en #LaGenteAndaLeyendo no hago solo reseñas o comentarios de libros que me gustaron, sino que busco acercar, contagiar y estimular el interés por la lectura de manera directa: a través de distintos contenidos como entrevistas a libreros, a personalidades de los medios, el arte y la cultura, de niños contando su cuento favorito, del club de lectura virtual y presencial, o propuestas lúdicas con el objeto libro. El contenido opera como un anzuelo, busca despertar el interés a través de lo emocional y la identificación con las historias, pero sobre todo la certeza de que la lectura se completa al compartirla, yo también salgo ganando como lectora por el intercambio y las recomendaciones de otros.

Brenda Algozino: No pienso a los libros en las redes y a la crítica literaria tradicional como cuestiones que compitan porque las audiencias son diferentes y el formato mismo de comunicación también lo es. En Instagram es otro el estilo y hasta la extensión de la escritura que responde al impacto que han traído consigo las redes sociales en nuestra vida cotidiana. Considero que ambos espacios pueden coexistir ya que en lo personal, disfruto tanto de leer una reseña en Instagram como una nota en el suplemento Radar de Página 12. 

Sujeto y Predicado: Creemos que hay un público que no tiene tanta exposición a la crítica literaria y en ese sentido Instagram acerca libros a potenciales lectores a los que de otra forma es difícil llegar. Por otro lado, entendemos que las redes sociales dan más libertad a la hora de elegir qué subir y que no, cómo, quién. Nosotras, por ejemplo, le damos mucho lugar a los fragmentos que elegimos y que nos interpelan de los libros que subimos, y la reseña suele ser más bien corta y concisa; ese es un formato que se escapa de la estructura típica de reseña. 

Florencia Savarino: Las redes sociales y cada una de las plataformas ofrecen distintas herramientas para acercar los libros a los lectores de una forma más simple y dinámica. Y, en nuestro caso, divertida. Se generó una nueva forma de circulación del libro: hay un grupo de lectores que elige a partir de lo que vio y leyó en Instagram. A veces pienso que hacemos una suerte de curaduría que vuelve más ameno el acceso a la literatura. Hay una gran diferencia entre hacer difusión literaria, que para mí es lo que sucede en las redes, y hacer crítica literaria tal como la hacen Martín Kohan, Daniel Link o Noé Jitrik. No creo que sean espacios en pugna, van por caminos distintos. 

Agustina De Diego: Creo que este espacio en redes es importante porque se vuelve un refugio, te sentís identificado con los gustos literarios del otro, entrás en contacto con ese mundo que tal vez no tenés en común con el resto de tu entorno. Se vuelve una comunidad que, además de poner en común lecturas, accede a información nueva: novedades literarias, editoriales independientes que no poseen mucha difusión o que son muy pequeñas. La importancia está ahí, te llega información de forma inmediata sobre algo que te interesa: los libros.

 

Comunidad de seguidores

Algunas cuentas se centran solamente en el intercambio de lecturas, otras llaman a una interacción más fluida a través de consignas o secciones participativas y la mayoría hace o planifica encuentros con su comunidad “en la vida real”.

¿Cómo es la relación con los seguidores y qué tanto impacta ese intercambio en la dirección que va tomando el proyecto?

Maru Drozd: El intercambio con los seguidores es muy fluido y con algunos de ellos se armó un grupo entrañable que traspasó las redes y nos encontramos en el club de lectura presencial que hacemos una vez por mes, que se mantuvo y a la vez fue creciendo desde el primer encuentro. Lo que me interesa a mí hoy es la comunicación, el intercambio, las personas, la creación de contenidos y las experiencias que se abren a partir de esto. Por lo que el impacto es positivo, hay respuesta e interacción y la cuenta se conoce, se mueve mucho, hay todo un público potencial ahí. Estoy trabajando en lo que viene para “unir los puntos”.

Brenda Algozino: La relación con los seguidores es muy divertida, sobre todo en las historias. Respondo todos los mensajes que me llegan porque valoro mucho el hecho de que una persona dedique su tiempo a escribirme. Dime qué lees parece un club de lectura virtual que funciona continuamente. Cuando comienzo una nueva lectura suelo compartirla y las miradas y perspectivas de los demás enriquecen todo el tiempo mi propia lectura.

Florencia Savarino: Nos gusta pensar Leer argentinos como una comunidad de lectores. Los lunes en las stories hacemos encuestas que a veces están vinculadas con la literatura y otras veces se ponen un poco más delirantes. Los viernes, además, hacemos una consigna de escritura. Todos mandan sus mini poemas y los compartimos. Realmente nos divertimos mucho y esa interacción generó la necesidad de pasar a la vida real a través de encuentros de lectores y talleres. 

Agustina De Diego: Surgen conversaciones sobre impresiones de lectura, sobre interpretaciones de escenas y creo que eso enriquece la experiencia de leer, porque además de uno analizar e interpretar lo que piensa puede escuchar lo que le pasó al otro con ese mismo texto, tal vez esa mirada distinta logre ayudarnos a construir un enfoque con diferente perspectiva. 

 

El futuro y sus nuevas formas

 

¿A dónde va la charla sobre libros en redes? 

Maru Drozd: La charla de libros en redes en primer lugar sigue en las librerías, y fomenta la venta de libros sin dudas. En mi caso, aunque me puedan llamar bookstagramer o influencer, antes soy comunicadora, periodista y locutora, y este proyecto me abrió las puertas de un mundo en el que me interesa aportar e interactuar con mi formación, moderando charlas, haciendo entrevistas, que es una de las cosas que más disfruto, conduciendo eventos, creando contenidos, y siempre recomendando ese libro que me transformó. También me convocaron como jurado en un concurso de booktubers y me divierte muchísimo la idea. ¡Solo me falta un espacio en radio para hablar de libros!

Brenda Algozino: Hablar de libros en las redes sociales me permite todos los días conocer nuevos autores y libros a la vez que se enriquecen mis propias lecturas. Me encantaría que Dime qué lees siga creciendo y comenzar a sumar nuevos proyectos. Me entusiasma mucho, por ejemplo, que algunas de mis reseñas van a comenzar a ser publicadas en Cuaderno Waldhuter. Me gustaría también, en el futuro, participar de presentaciones de libros y realizar talleres de lectura presenciales y virtuales.

Florencia Savarino: Las redes sociales son muy vertiginosas. Hoy está de moda Instagram, pero quizás en algún momento esa plataforma se agota y aparece otra. tal vez la pregunta sea cuál es la incidencia de estas cuentas bookstagramers en las decisiones que toman los lectores y qué tipo de conocimiento estamos construyendo alrededor del libro. No tenemos idea de a dónde va Leer argentinos. Siempre pasan cosas que nos sorprenden, por ejemplo, estuve en Barcelona en junio y tuve la oportunidad de dar unos talleres de lectura sobre literatura argentina en Lata peinada, la primera librería de literatura latinoamericana de Barcelona. 

Agustina De Diego: Las redes nos permiten charlar sobre libros. Mi proyecto tiene dos objetivos: generar difusión de esos textos que me gustaron tanto de editoriales grandes como las independientes y, además, fomentar el diálogo sobre la experiencia de lectura. El siguiente paso de este proyecto es que poder generar encuentros presenciales, dar talleres, clubes de lectura.

 


Las redes son cambiantes y lo que hoy funciona mañana no, sin embargo, mientras estén ahí, las bookstagramers buscarán acercar nuevos lectores al mundo de los libros. Y el en el proceso se generan lazos, lecturas, encuentros e intercambios, como en cualquier otra interacción humana. Como lo expresan Victoria y Candelaria de Sujeto y Predicado: “Ante la gran cantidad de información y de opciones dando vueltas, entendemos que las cuentas se convirtieron, y cada vez lo van a ser más, en curadoras de lo que hay disponible. El objetivo termina pasando por encontrar cuentas con las que uno se identifica en términos de gustos, no solo sobre libros, sino también sobre el estilo, la forma, la estética, y que eso colabore en el bello proceso que constituye comprar un libro (incluso dónde y cómo). En el futuro nos encantaría, eventualmente, tener una librería”. 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Posteos Relacionados