Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

«La regadera misteriosa», un cuento de María Elena Walsh

 

María Elena Walsh (1930/2011) fue un paso elemental en la infancia de muchas generaciones. Y lo seguirá siendo gracias a esa imaginación sin par y ese amor por niños y niñas que profesaba en cada escrito suyo. La recordamos en Estación Libro con este extraordinario cuento.

 

 

 

 

POR MARÍA ELENA WALSH

 

 

Felipito Tacatún era muy distraído. Distraído, boquiabierto y desmemoriado. Qué le vamos a hacer, cada cual tiene sus defectos, ¿no?

Una vez la mamá lo mandó a regar las plantas. Felipito, naturalmente, se olvidó de llenar la regadera. Y ni siquiera se dio cuenta de que igual salía agua y que las flores bebían muy contentas. Al rato fue la mamá al jardín y vio que las plantas estaban medio loquitas. Las flores se reían y bailaban el vals, mientras las hojas aplaudían y los yuyos dormían la siesta.

–¿Con qué has regado estas plantas, Felipito?

–Con la regadera, mamá.

–Pero esa regadera no tenía agua, sino vino– dijo la señora de Tacatún – porque estas plantas están todas borrachitas.

Efectivamente, estaban borrachitas.

Felipito trajo la regadera para que su mamá la inspeccionara y ¡oh sorpresa! esta vez la regadera no estaba llena de vino, sino de leche. La mamá se apresuró a preparar una enorme mamadera para el hermano de Felipito. Cuando terminó dijo:

Felipito, alcánzame otra regadera de leche.

Y cuando su hijo se la alcanzó, resulta que estaba llena de jugo de naranja con azúcar. Naturalmente, Felipito se lo tomó todo sin respirar.

Y así siguieron las cosas.

No había duda de que la regadera era mágica, misteriosa y chiripitiflaútica. Un día se llenaba de leche, otro día se llenaba de tinta china, otro día se llenaba de caldo de gallina, y los domingos se llenaba de cerveza. Así, porque sí. Pero jamás, réquete jamás volvió a llenarse de agua.

Qué lindo, ¿no?

Pero, ¿y las plantas?, preguntarán ustedes.

Hubo que regarlas, en adelante, con la manguera. Y de esta manera se acaba el cuento de la regadera.

Posteos Relacionados