Estación Libro
EXPLORAR LIBROS ->
TODOS LOS AUTORES ->
TODAS LAS EDITORIALES ->
EXPLORAR LIBROS ->

Estaciones

Unicenter Shopping

SHOPPING CENTER LAS PALMAS DE PILAR

NORDELTA CENTRO COMERCIAL

BOULEVARD SHOPPING

Martínez
Av. Paraná 3745
Local 3169

Dom. a Jue. 10 a 22 hs / Vie. 10 a 23 hs / Sab. 10 a 24 hs
Ver Mapa
Pilar
Las Magnolias 754
Local 1044

Lun. a Dom. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Tigre
Av. de los Lagos 7010
Local 219

Dom. a Jue. 10 a 21 hs / Vie. y Sab. 10 a 22 hs
Ver Mapa
Adrogué
Av. Hipólito Yrigoyen 13298
Local 235

Lun. a Jue. 10:30 a 21 hs / Vie. a Dom. 10:30 a 22 hs
Ver Mapa

Ingresar

Inicia Sesión

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿No tenés cuenta?

Para buscar algo por favor ingrese el texto a buscar en la barra de búsqueda

Libros que avergüenzan

 

Book Riot, un sitio de libros que es un placer de lectura, le preguntó a sus suscriptores qué título o autor les avergonzaba haber leído. Y uno no es indiferente a estas retóricas: inmediatamente se le viene a la mente ese libro que compró y nunca le dijo a nadie. Vean.  

 

 

 

POR LALA TOUTONIAN

 

Compré El diario de Bridget Jones tras ver la película (que evidentemente me gustó pero no me obliguen a admitirlo) y salí a por el libro casi inmediatamente, lo forré en papel negro para que nadie viera qué estaba leyendo (leo mucho en bares y mientras viajo, esto es, la lectura es un ejercicio público para mí). Lo había comprado en Londres en su idioma original, lo leí en Barcelona de un tirón sentada en un banco del Parque de la Ciutadella y ahí mismo lo dejé. 

No recuerdo ni quién era la autora y por supuesto podría googlear pero esta confesión pública ya me parece bastante sórdida como para que quede en mi historial de búsqueda “Bridget Jones escritora”. Y lo que para mí es una vergüenza, para su autora es su gran logro en la vida y una cuenta bancaria con muchos más ceros que en la mía, desde ya. 

Volviendo a El diario de Bridget Jones, lo peor no es haberlo comprado y leído sino disfrutado. Me reí bastante, es muy simple, no hay verdadero valor literario, no es Ana Karenina (ni pretende serlo, claro), es -apenas- una gran idea.

Se me ocurrió una historia donde la protagonista está llegando a la mediana edad, soltera, con un par de kilos de más (según lo impuesto por la sociedad pero eso es otro tema), clase media, blanca en busca de un hombre (del amor, me corregiría mi psicoanalista), se frustra en cada intento pero lo remato con un happy ending.

—Maravilloso, best y long seller for ever.

Este el diálogo que imagino entre escritora y editor/a.

Seguiré justificando mi lectura pero también yo me encontraba soltera en mis treinta y buscando a Colin Firth y/o Hugh Grant como compañero de vida, no puedo dejar de decir la verdad, alguien que me saque el teclado, por favor.

“Guilty pleasures” (placeres culpables o más bien culposos) lo llaman algunos, pero vamos a darle cierta distinción y diremos “una extravagancia” de nuestra parte. Encontré “guilty pleasures” en las bibliotecas de amigos y me sentí muy satisfecha: no se puede -ni se debe- intelectualizar todo.

Difícilmente uno actúe consustancialmente con su esencia, seamos sinceros. Peor que leer un libro que lo expone a uno como un lector mediocre o falto de criterio es pretender haber leído un libro y que eso sea una mentira. 

Book Riot hizo una encuesta y la preguntó a sus lectores qué libros les avergonzaba haber leído y hete aquí la gran diferencia, sobre todo, entre hombres y mujeres. Los varones admitieron (todo siempre desde un acérrimo anonimato) haber leído a Dan Brown y no se hacen cargo, mientras que el otro autor es el de Los puentes de Madison, el americano Robert James Waller; lo cual trae a cuenta también el género. Mientras Dan Brown se ocupa de una temática más de misterio y hasta policial (lo “permitido” para el género masculino), “Los puentes de Madison” es la película con la que todos y todas lloramos como locos y locas, digamos la verdad que de eso se trata esta columna. Entonces aquí entra el factor romántico y eso es lo que los avergüenza.

Por su lado, las mujeres encabezan la lista de respuestas con Stephenie Meyer, autora de la saga Crepúsculo. Evidentemente aquí entra en juego el tópico adolescente y ese deseo de amor eterno y criaturas pálidas que sobreviven de beber sangre y nos conquistan sin importar la edad y hasta el género del lector (porque a los vampiros los queremos todos). La siguiente en la lista de la web es E.L. James y su trilogía 50 sombras de Grey. Yo misma admitiré cierto prejuicio cuando veía a gente leyéndola en el subte y pensaba “¿Cómo no han forrado el libro antes de exponerlo públicamente?”. Pero el éxito de sus ventas me enfrenta a una realidad: yo sigo viajando en subte por mis ensayos y la James debe tener un par de choferes para sus múltiples autos. 

Así las cosas, lo cierto es que con qué vara de superioridad moral se puede determinar qué lectura es la ideal para cada uno. Personalmente considero que leo lo que me hace feliz. Así sea Cioran o Samurai de Hisako Matsubara, el libro más triste que leí en mi vida.

 

Aquí la lista de Book Riot: 

  1. La saga crepúsculo, Stephenie Meyer. 
  2. La trilogía 50 sombras de Grey, E.L.James. 
  3. El código Da Vinci, Dan Brown. 
  4. Novelas románticas. 
  5. Los juegos del hambre, Suzanne Collins. 
  6. Los misterios de los vampiros del sur, Charlaine Harris. 
  7. Los puentes de Madison, Robert James Waller. 
  8. Flores en el ático, V. C. Andrews.
  9. La rebelión de Atlas, Ayn Rand. 
  10. Cualquier título de Anne Rice.

 

 

Posteos Relacionados